442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
25/07/2015

Diego Figueroa, el doble agente

Diego Figueroa: una de las tantas ricas historias que ofrece el fútbol de ascenso.

Delicias del ascenso: juega en Estudiantes de Caseros y a la vez trabaja como asesor en Deportivo Riestra, dos equipos de la B Metropolitana.

La carrera de Diego Figueroa encierra una particularidad atrapante. El delantero juega en Estudiantes de Buenos Aires pero al mismo tiempo se desempeña como colaborador en el ámbito futbolístico del Deportivo Riestra; los dos equipos juegan en la Primera B Metropolitana. Su día tiene una dualidad: futbolista a la mañana, mánager a la tarde.

Del trabajo al trabajo. La llegada del famoso abogado Víctor Stinfale –amigo de Diego Maradona– a Riestra en 2012, cuando el club estaba en la Primera D, atrajo la participación económica de una de sus empresas: la bebida energizante Speed. En ese tiempo, Figueroa trabajaba en la misma organización. “Al principio daba una mano con la seguridad en fiestas electrónicas, más tarde trabajé en el sector de limpieza y luego ascendí a encargado”, cuenta el muchacho nacido en Laferrere. Y detalla su jornada doble: “Salía de entrenarme, entraba a la empresa y me volvía a mi casa a las diez de la noche. Fue muy sacrificado, casi no estaba con mi familia pero en ese entonces era necesario, yo jugaba en la Primera C y tenía que rebuscármelas porque en el ascenso muchas veces no alcanza el sueldo para vivir”.

Su estadía en la empresa y su vínculo con el fútbol dieron en el blanco cuando Speed se introdujo en el mundo deportivo. “Como ellos sabían que jugaba al fútbol, me ofrecieron colaborar. Con Víctor (Stinfale) tratamos de que el jugador se preocupe por jugar. Intentamos que los futbolistas no se equivoquen y cumplan con sus responsabilidades”, explica sobre sus tareas en la institución que, desde el desembarco de la nueva gestión, mejoró sus instalaciones y obtuvo dos ascensos seguidos hasta situarse en la B Metropolitana.

Tiempo compartido. No es fácil para el Pelado combinar las dos tareas en este mundo de la pelota. Como puede, se las ingenia para estar en ambos lugares. “Hago las dos cosas que más me gustan. Trato de separar los tiempos aunque la prioridad ahora la tiene Estudiantes. En los ratos libres le doy una mano a Riestra y a Speed. De barrer en la empresa pasé a trabajar en la parte de fútbol”, reconoce el colaborador del club que se tiene su estadio enfrente del de San Lorenzo, en el Bajo Flores.

Su labor en Riestra le permitió cumplir el sueño de estar con Maradona. “Sabía que tarde o temprano lo iba a conocer porque es muy amigo de Víctor (Stinfale). Y ese día llegó, fue increíble escuchar y conversar con el más grande del fútbol. Fue único e impagable”, se emociona. “La última vez nos cruzamos de auto a auto, me gritó ‘¡Pelado!’ y obviamente bajé corriendo a saludarlo. Es increíble la memoria que tiene, se acordó de mí y me había visto apenas un par de veces”.

Volver al futuro. Diego Figueroa comenzó a jugar en el club de la vuelta de su casa –Nueva Juventud de Laferrere– y tuvo un paso breve por Vélez, donde se probó y jugó con Jonás Gutierrez. Toda su historia pasó entre la Primera C, la B Metropolitana y recién el semestre pasado y a los 31 años, escaló por primera vez a la B Nacional con Los Andes. Sin embargo, su verdadera casa está en Caseros y por eso regresó para obtener lo único que le falta en el Pincha: un ascenso. “Estoy identificado con Estudiantes. Este club es especial para mí, es el único lugar donde corearon mi nombre”, reconoce el delantero, que busca revivir lo que gozó en la temporada 2012/2013, cuando resultó goleador del campeonato y fue protagonista de la histórica victoria ante River en la Copa Argentina.

Esta nota fue publicada en la Edición Impresa del Diario Perfil

Archivado en: , , , ,
Clubes:

 

 

Opinión