442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
29/11/2016

Chapecoense póstumo: el destino y el fútbol

La tragedia del Chapecoense. / AFP

El humilde equipo de Santa Catarina, finalista de la Copa Sudamericana, entró en la historia por la puerta de las fatalidades.

Las tragedias deportivas son eventos desoladores e inabarcables. Al dolor de la pérdida humana, siempre irremplazable, se le suma el sentimiento de angustia colectivo por la devastación institucional. Un equipo, en su mejor momento futbolístico, desaparece para siempre. En la oscura noche colombiana, en un paraje boscoso y húmedo de Antioquía (Colombia), Chapecoense entró en la historia del fútbol; no entró de cualquier manera, entró por la puerta negra, la puerta de las fatalidades.

En el fútbol, como en la vida, el destino es indescifrable. Un instante cambia la historia para siempre. Como ese acto reflejo de Danilo, en el último minuto de la segunda semifinal contra San Lorenzo, cuando contuvo con el pie el remate de Angeleri que lo dejaba fuera de competencia. Si no hubiese sido por su capacidad de reacción, Danilo no hubiese estado en el avión que se precipitó en las cercanías del aeropuerto de Medellín y tampoco estarían sus compañeros. Danilo fue uno de los siete sobrevivientes del accidente pero murió, un par de horas después, en el hospital San Juan de Dios de La Ceja.

Instantes y decisiones son las que condicionan el destino un equipo. Decisiones como la de la Agência Nacional de Aviação Civil (ANAV) brasileña que le negó la posibilidad de viajar en un vuelo chárter desde San Pablo (Brasil) hasta Medellín (Colombia), forzándolos a tomar un vuelo comercial de línea hasta Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) y de ahí embarcar en el fatídico chárter. Chapecoense estaba en San Pablo y no en Santa Catarina porque el domingo había enfrentado a Palmeiras por el campeonato brasileño.

“Tal vez Dios nos haya puesto aquí para sentir el sabor de lo que es ser campeón, como una mecanismo para tomar conciencia de lo que disputaremos el miércoles”, dijo Caio Junior.  “Una final siempre es diferente, siento que los jugadores que lo están viviendo, como lo vivo yo como entrenador del equipo”. Fueron las palabras del entrenador, en la conferencia de prensa pospartido del domingo, donde Palmeiras (su rival) acababa de coronarse campeón del Brasileirao 2016. Caio Junior no sabía que su destino terminaría unas horas después, como el de diecinueve de sus dirigidos, fatalmente.

Anderson Paixao era un joven inquieto, trabajador y hacendoso, cuando nos conocimos en el Internacional de Porto Alegre en 2004. Era un poco seco en el trato con los futbolistas y estaba en el club, haciendo sus primeras armas en la preparación física bajo la tutela de su padre. Paixao (padre) era un PF de avanzada para su época y uno de los profesionales más destacados en la parte física del fútbol brasileño. Varias veces mundialista, con Dunga y Felipao, Paulo le inoculó a su hijo el amor por el fútbol. Anderson fue creciendo y, recientemente, con Tite había logrado su sueño de llegar a la selección canarinha, mientras coordinaba al mismo momento (desde hacía cinco años) la parte física del Chapecoense. “Quiso el buen Dios, que yo pasase nuevamente por este momento” -comentó afligido cuando se enteró Paulo Paixao, quien ya había perdido un hijo al volver del Mundial Corea-Japón 2002 con el pentacampeonato bajo el brazo- “Soy un hombre de fé y creo que todo lo que ocurre tiene un porqué. Son momentos que te hacen reflexionar sobre las cosas importantes de la vida”.

Vivir el deporte de alto rendimiento es acostumbrarse a viajar constantemente. Casos como el de Chapecoense o el Huracán en Venezuela hace unos meses, ocurren de manera muy esporádica. Semanalmente, miles de delegaciones, alrededor del mundo, se trasladan para disputar un partido. El futbolista llega a un punto en el que pierde conciencia de la cantidad de veces que se sube a un avión o que se expone a un riesgo: sólo las recobra cuando pasan cosas como esta. Viajar, al fin de cuentas, termina siendo inherente al juego.

La aeronave de la empresa Lamia (matrícula LMI 2933 RJ 80) que trasladaba a Chapecoense para disputar su primera final continental, se desmoronó a tierra cerca de la medianoche. El saldo total es de setenta y seis víctimas fatales y seis sobrevivientes: entre ellos tres futbolistas (el arquero Follman, el lateral Ruschel y el zaguero Zampier Neto).

La tragedia emula, en gran medida, a la del Gran Torino italiano en “Superga”. A comienzos de mayo de 1949 y cuando el equipo turinés marchaba, invicto y puntero, camino al quinto título consecutivo de la Serie A. Al retornar de un partido en Lisboa y cuando faltaban apenas cuatro jornadas para la finalización de la competencia, el avión se precipitó en las afueras de la ciudad. El torneo concluyó como un mero formalismo y el Torino obtuvo el “Scudetto póstumo” como campeón del Calcio en 1959. La institución nunca recuperó la hegemonía que supo tener y aquel ciclo sigue siendo el momento más importante y exitoso de la historia del “Granata”.

En el caso de “Verdao del Oeste”, el futuro es incierto y tristemente negro porque su pérdida (al igual que la del Torino) es irreparable. Rápidamente, la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) anunció que suspendía provisoriamente la final. Ya nada queda de los tiempos de alegría y euforia en Chapecó porque la joven institución (43 años) vivía un ciclo de crecimiento exponencial, que tuvo comienzos hace cinco años en el Ascenso y que la depositaba en la puerta de su primer título internacional. Desde ayer a las 22:15hs, el ciclo es historia. No habrá forma de compensar el dolor ni recuperar lo perdido, pero hay algo que puede honrar el legado. Chapecoense debe ser considerado campeón póstumo 2016 de la Copa Sudamericana.

Archivado en: , , , ,
Clubes:

 

 

3 pensamientos en “Chapecoense póstumo: el destino y el fútbol”

Los comentarios están cerrados.

Opinión

 
?>