442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
26/08/2017

McGregor, el mesías de las artes marciales mixtas

Conor McGregor intentará dar el golpe ante Mayweather. / AP

El luchador irlandés logró su cometido: llamar la atención de Mayweather y forzar una pelea multimillonaria. Su discurso picante y su ascendente carrera en la UFC.

Se viene la gran pelea en la que dos grandes luchadores; uno del boxeo y otro de las artes marciales mixtas expondrán sus técnicas en Las Vegas y uno de los contendientes es el irlandés Conor McGregor, quien irrumpió en el circuito de la UFC en 2013 luego de su andar en varias ligas independientes.

El debut de McGregor (29 años) en la UFC fue un triunfo por nocaut técnico sobre Marcus Brimage en el primer round, y sirvió para alimentar su frase preferida: “Todo lo que toca mi zurda se destruye”.

Su efervescente ascenso dentro de la empresa que rige el MMA en el mundo tendría su punto más alto dos años después cuando sorprendió al destronar al entonces campeón pluma de la UFC, José Aldo, con un KO en 14 segundos.

Desde ese momento McGregor (21-3) quedó como el peleador de moda del circuito y luego de su doble enfrentamiento ante el estadounidense Nate Díaz ya se convertía en el rey del PPV (pague para ver) también, promediando más de un millón de ventas por evento.

Discurso seductor. Dueño de un verso único, el irlandés se ha convertido en un cazador de mentes, al punto que logró llamar la atención de Floyd Mayweather, a quien retó en varias oportunidades a través de las redes sociales.

Aunque al principio, Money esquivó cualquier provocación aduciendo que los “elefantes no hablan con las hormigas”, poco a poco fue aceptando hablar del tema ante el fenómeno mediático que provocaban las palabras de McGregor.

Fue en noviembre de 2016, luego del triunfo de McGregor sobre el campeón ligero Eddy Alvarez en Nueva York, que lo convirtió en el único peleador de la UFC en ostentar dos cinturones simultáneamente, que Mayweather entendió que el irlandés era el único capaz de darle una pelea multimillonaria.

“Yo soy un atleta, pero también soy un hombre de negocios. Esta es la única pelea que me interesa”, mencionó Mayweather al momento de anunciar su regreso a la actividad luego de dos años de ausencia.

De hecho, McGregor consiguió dos cosas que ningún otro atleta había conseguido en la UFC: una bolsa que podría llegar a 100 millones de dólares y que la empresa más importante de MMA en el mundo accediera a ser co-promotora de Showtime.

Ganador aún perdiendo. A diferencia de la mayoría de atletas de la UFC, que casi reciben bolsas inferiores a las ofrecidas en el boxeo, McGregor gusta de presumir su opulencia mostrando sus autos, sus joyas y su ropa de diseñador. “Yo hablo mucha basura, pero siempre respaldo mis palabras con hechos”, es otra de sus frases favoritas.

Durante la gira promocional del combate del 26 de agosto, McGregor hizo ver mal en varias ocasiones a Mayweather, que quedaba corto ante el verso sagaz y picante del europeo.

Al igual que sucedió con Mayweather en el boxeo, todos quieren enfrentar a McGregor en la UFC, ya que esa es la garantía de una bolsa considerable.

Debido a los altos ingresos que se esperan por el combate del siglo, McGregor no necesita salir con la mano en alto el 26 de agosto para considerarse ganador en esta pelea. Gane o pierda ya consiguió hacer historia con esta aventura.

(*) Cristian Echeverría, de la agencia AFP.

Archivado en: , , , , , ,
Aparecen en este artículo:

 

 

Opinión