442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
18/11/2017

Dimitrov eliminó a Sock y es finalista en Londres

Dimitrov tachó a Sock jugará lay final del Masters ante Goffin. // AP.

El búlgaro se impuso ante el estadounidense en la segunda semifinal del Masters y jugará la final contra el belga David Goffín, quien eliminó a Federer. El resumen.

El búlgaro Grigor Dimitrov venció hoy al estadounidense Jack Sock en la segunda semifinal del Masters de tenis de Londres y se medirá mañana al belga David Goffin en una final que pocos hubieran esperado al comenzar la semana.

En un duelo de debutantes en el Masters, Dimitrov se recuperó de un primer set adverso para vencer por 4-6, 6-0 y 6-3 al estadounidense en una hora y 59 minutos de juego .

El búlgaro, que con su victoria de hoy terminará la mejor temporada de su carrera como tercero del ranking mundial, luchará por su cuarto título del año y el octavo de su carrera ante Goffin, quien más temprano dio el golpe al derrotar al suizo Roger Federer por 2-6, 6-3 y 6-4.

El jugador dirigido por el venezolano Dani Vallverdú volvió a exhibir hoy todo su talento para superar a un rival de peligro como “Showtime” Sock, un jugador que llegaba en la confianza por las nubes tras ingresar al Masters por la ventana con su título en París.

Más maduro dentro y fuera de la pista, el búlgaro logró mantenerse centrado tras ceder el primer parcial y consiguió una remontada que lo deja a las puertas de su mayor título.

“Los dos estabámos muy ansiosos y decididos a ganar, y me tocó a mí”, dijo Dimitrov tras cerrar el encuentro en su cuarto match point después de un dramático último game.

“En situaciones como esta, uno tiene que estar centrado y tener la cabeza fría. Si no lo sacaba, íbamos a cambiar de lado e iba a tener que seguir jugando”, comentó aliviado.

A sus 26 años, Dimitrov está cerrando a toda orquesta una temporada en la que está consiguiendo el tantas veces anunciado despegue. Después de dos años en blanco, en 2017 ganó tres títulos, incluyendo el Masters 1000 de Cincinnati, y se clasificó por primera vez al Masters. Llegó a Londres como sexto del ranking y lo dejará solo por detrás del español Rafael Nadal y de Federer tras llegar invicto a la final.

“Por suerte se ha dado cuenta de que para jugar en el nivel que está jugando ahora, el entorno afuera del tenis tiene que estar lo más limpio posible”, dijo esta semana a dpa Vallverdú, su entrenador desde el año pasado y un hombre clave en su recuperación.

Superada ya la peligrosa comparación con el campeón de 19 títulos de Grand Slam, que le valió el apodo de “Baby Federer”, y también los explosivos romances con Maria Sharapova y Serena Williams, el búlgaro se encuentra únicamente enfocado en el tenis y los resultados están a la vista.

No fue una tarea sencilla la que tuvo que afrontar hoy ante Sock, quien lo había vencido las tres últimas veces que se enfrentaron. Y eso que el comienzo fue a pedir del búlgaro.

Continuando el gran nivel que mostró en la fase de grupos, instancia que superó con tres victorias y ninguna derrota, Dimitrov se colocó rápidamente 3-0 en el primer set. “Grisha, Grisha”, gritaban los aficionados búlgaros presentes en el O2 Arena en alusión al apodo por el que se le conoce al jugador dirigido por Vallverdú.

Dimitrov pudo haber sacado un doble quiebre de ventaja, pero falló su oportunidad y permitió la recuperación de Sock, que no perdonó cuando tuvo la posibilidad e igualó 3-3. Un par de juegos después, “Showtime” volvió a quebrar y se llevó el primer capítulo.

Más firme mentalmente que en otros momentos, Dimitrov mantuvo la calma a pesar del set que dejó escapar y volvió a colocarse 3-0 guiado por su espectacular revés a una mano. El mismo escenario que en el primer parcial, aunque esta vez el búlgaro no soltó a la presa. Dimitrov aceleró y dejó a su rival en blanco en un set que duró apenas 22 minutos.

“Piensa, piensa”, le pedía con gestos Vallverdú desde el banco. Y el búlgaro mantuvo firme el pulso. Levantó un punto de quiebre en el arranque y consiguió la rotura clave en el octavo game para ponerse 5-3. Necesitó cuatro match points, pero finalmente pudo doblegar a su rival para avanzar a la final. “Baby Federer” murió, pero un nuevo Dimitrov se está abriendo paso.

Fuente: DPA

Archivado en: , , , , , , , , , , , , , ,

 

 

Opinión