442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
19/11/2017

Grigor Dimitrov celebró su mayor título en Londres

El búlgaro consiguió por primera vez alzar el trofeo de Maestro. // AP.

El tenista búlgaro alzó por primera vez en su carrera el trofeo de Maestro al vencer en la final al belga David Goffin, resultado que lo catapulta a la elite del tenis. El resumen.

El búlgaro Grigor Dimitrov celebró hoy el mayor título de su carrera al vencer en la final del Masters de Londres al belga David Goffin, un resultado que lo catapulta definitivamente en la elite del tenis.

En un partido emotivo y muy parejo entre dos novatos en el torneo que reúne a los ocho mejores de la temporada, Dimitrov se impuso por 7-5, 4-6 y 6-3 para ponerle el broche de oro al mejor año de su vida.

El talentoso búlgaro de 26 años se convierte así en el primer debutante en ganar el Masters desde que el español Alex Corretja, que siguió el encuentro en la grada del O2 Arena, lo hiciera en 1998 en Hannover. Además, lo consiguió de forma invicta, lo que le permitirá sumar 1.500 puntos en el ranking y embolsar un premio especial de 2,5 millones de dólares.

El jugador entrenado por el venezolano Dani Vallverdú terminará la temporada como tercero del ranking mundial por detrás del español Rafael Nadal y el suizo Roger Federer. Ganó cuatro títulos en el año, incluyendo además del de hoy el Masters 1000 de Cincinnati. Pero sobre todo, culmina el 2017 con la satisfacción de haber dado finalmente el salto que tantas veces insinuó desde que fuera apodado como el “Baby Federer”.

“Ojalá pueda expresar mis emociones”, dijo un muy emocionado Dimitrov en la ceremonia de premiación. “Es una semana especial, el circuito es espectacular, pero esta semana realmente es increíble”, añadió.

“David es una extraordinaria persona, un gran jugador, es el de mayor evolución. Le deseo lo mejor en la próxima semana en la final de la Copa Davis (ante Francia)”, comentó el búlgaro.

Goffin, por su parte, se quedó a las puertas del título tras una semana en la que dio el golpe al tumbar primero a un lesionado Nadal y después a Federer.

“Fue una semana fantástica y felicito a Grigor. Estuvimos solos en la cancha, pero los dos tenemos un gran equipo detrás. Fue una semana especial, con muchas emociones”, comentó Goffin tras el encuentro. “Necesito unos días para descansar y estar listo para el próximo fin de semana. Una final de Copa Davis es algo muy especial”.

Era la primera vez en la historia del torneo desde su primera edición en 1970 que dos debutantes jugaban una final y los nervios se sintieron en el comienzo, con tres quiebres en los primeros tres games.

Lanzado tras su victoria sobre Federer en semifinales, Goffin comenzó sin embargo algo más suelto y tras lograr sendos quiebres con devoluciones ganadoras consiguió adelantarse 3-1.

Pero Dimitrov no se desesperó y poco a poco fue emparejando las acciones. El búlgaro mantuvo con esfuerzo su servicio y aprovechó después un game lleno de errores del belga para igualar 4-4. Y cuando Goffin servía 5-6, se quedó con el parcial en un dramático duodécimo game de más de nueve minutos, en el que necesitó cinco set-points.

“Grisha, Grisha”, explotaba el ruidoso grupo de búlgaros en las gradas del O2 Arena, donde además de Corretja seguía atento el encuentro el ex futbolista inglés David Beckham.

Tras un primer parcial lleno de quiebres, llegó un segundo capítulo algo más previsible. Cada uno se mantuvo firme hasta que Dimitrov tuvo su gran oportunidad en el sexto game.

El búlgaro dispuso de un punto de quiebre para colocarse 4-2, pero Goffin lo salvó espectacularmente con un revés que mordió la línea. Dimitrov sintió el impacto en el siguiente game y Goffin sí aprovechó su oportunidad para quebrar y forzar el tercer capítulo.

El belga pudo haber dado un golpe de gracia en el inicio del tercer set, en el que dispuso de hasta cuatro oportunidades de quiebre. Pero Dimitrov las salvó y, tras varios intentos, logró quebrar al huidizo Goffin.

El belga hizo sufrir a Dimitrov hasta el final, pero el búlgaro logró sacar adelante el encuentro -algo en otra época tal vez no hubiera sucedido- para celebrar con locura el título y confirmar que, ahora sí, ya es una de las nuevas estrellas del tenis.

Fuente: DPA

Archivado en: , , , , , ,

 

 

Opinión