442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
07/01/2018

Godot Investment Group

Nadie lo extra√Ī√≥ demasiado pero Carlos Tevez est√° de regreso en Boca. //Telam

En t√©rminos de posverdad, el aporte del periodismo deportivo es de los menos da√Īinos. La lluvia de importaciones posibles se enfoca en jugadores como Tevez.

autor Escribe

‚Äú¬ŅQu√© hacemos aqu√≠?, es lo que tenemos que preguntarnos. Tenemos la suerte de saberlo. S√≠, en medio de esa inmensa confusi√≥n, una cosa est√° clara: esperamos a que venga Godot‚ÄĚ

Samuel Beckett (1906-1989); de ‚ÄėEsperando a Godot‚Äô (1952), Acto II: Vladimiro le habla a Estrag√≥n.

En el periodismo hay una regla de oro que, con razón, provoca cierto desconcierto en aquellos que se dedican a ciencias más rigurosas: privilegiar, siempre que sea posible, lo interesante sobre lo importante. Lo importante, se sabe, es el hambre en el mundo, la mortalidad infantil, la guerra, el cambio climático. Pero todo esto, sin algo que dispare el interés, un texto de estilo original o provocativo, una estética que informe y además sepa entretener, se perdería fatalmente entre tanta sábana de plomo inexplorada.

Creo que nuestro modesto oficio con buena prensa, puede ser ejercido por cualquier persona con curiosidad por el saber, y claridad para contar por qu√© pasan las cosas, m√°s all√° del azar. No me parece mal que ex jugadores comenten f√ļtbol por televisi√≥n, si pueden hacerlo bien. No hablo de ex cracks, hablo de gente que sepa la t√©cnica del juego y la explique con precisi√≥n, cosa que profesionales con a√Īos de trayectoria no siempre han logrado, haciendo un arte de la repetici√≥n de lo ya visto.

El reglamento, la t√°ctica, el offside, saber si una mano es mano o no, son cuestiones m√°s amables de incorporar, digamos, que la compleja jerga de Ser y tiempo, de Heidegger. El f√ļtbol se deja aprender. El problema viene despu√©s. Porque en ciertos oficios ‚Äďinsisto en llamar as√≠ y no profesi√≥n a lo que hago, la diferencia la hace el talento.

El talento sobre el esfuerzo o la erudici√≥n; ese toque m√°gico, intransferible, imposible de ense√Īar o resumir en modo te√≥rico. Como dec√≠a mi querido Abelardo Castillo, ‚Äúuna sabidur√≠a que no nos pertenece‚ÄĚ.

Lo bueno del periodismo es que permite que cada uno piense lo que quiera y lo diga, siempre que no lesione a los avisadores, ay, o que tenga la suerte de escribir en un medio, como √©ste, capaz de publicar esta heterodoxa columna; o aqu√©lla de Pepe Eliaschev en el PERFIL de 1998, donde afirmaba que quienes hac√≠amos el diario hab√≠amos utilizado los ‚Äúm√©todos de la dictadura‚ÄĚ, al publicar el caso de los ex√°menes universitarios truchos de los hijos de Fernando de la R√ļa, a partir de una grabaci√≥n an√≥nima que nos lleg√≥, seguramente desde alg√ļn sector de los Servicios.

No somos la Justicia, somos periodistas. Si es verdad, lo contamos. Esa es nuestra ley, o debería serlo. Lo era, antes de que una enorme parte del periodismo quedara en estado comatoso cuando la grieta arrasó con todo, desde 2008. Muchos fracturados, pero facturando; a dos manos y sin falsos pudores.

Se investigó, se probó que lo que se decía en esa charla era la verdad, se omitieron cuestiones privadas, y se publicó. Fin de la cuestión. Trampear en uno o dos exámenes no parece tan importante. Lo es si lo hacen, con impunidad, los hijos del poder.

¬ŅAlguien extra√Īa al f√ļtbol? Toda esta primera etapa de la S√ļper Liga local se pareci√≥ mucho a George Reeves, el Superman gordito de los a√Īos 50: mucha panza, poco vuelo. Defensores de Macri, fuerza hegem√≥nica a tiro de chequera y dos a√Īos sin oposici√≥n, se prepara para la Libertadores, el objetivo principal√≠simo del presidente Angel Easy, multiprocesador oficial y aniquilador de eses. Qu√© no abandona su sue√Īo de imponer, por afuera, una Champions League de ac√° abajo, con los equipos m√°s populares de la regi√≥n. Pura renta.

Tal vez suceda. Como la idea que Julio Grondona le baj√≥ por 39 cachetazos a 1 al Macri presidente de Boca, y que √©ste a√Īo tomar√° vuelo propio: el proyecto SAD. La privatizaci√≥n de las Asociaciones Civiles sin Fines de Lucro. Dir√°n que es lo √ļnico que podr√° salvar a instituciones centenarias de la desaparici√≥n, destino ineludible de quienes resistan. Quien quiera creer, que crea. Esto ya parece un dogma de fe.

River insiste en la eternidad de su Napole√≥n Gallardo, descuidando los datos que aporta la historia. Ojo: Bonaparte, luego de conquistarlo todo, sufri√≥ su Waterloo frente a los aliados del duque de Wellington y los prusianos del mariscal Von Bl√ľcher. ¬°Que el hoy emperador no termine en la isla Mart√≠n Garc√≠a ma√Īana, fundamentalistas del √©xito!

Racing, despu√©s de armar el mal equipo m√°s caro de la historia gracias al ojo cl√≠nico de Cocca, intentar√° no pifiarla m√°s con Milito. Independiente mantiene a Holan, su t√©cnico m√≠stico que se va, vuelve y lo echa a Erviti, que son√≥ como posible reemplazante suyo durante la fugaz renuncia. Feo. San Lorenzo encontr√≥ en Biaggio, su Mouri-nho de Reserva, y lo celebra con pragmatismo meritocr√°tico de crisis: ‚ÄúGan√≥, es barato, lo quieren, que se quede‚ÄĚ.

En t√©rminos de posverdad, el aporte del periodismo deportivo es de los menos da√Īinos. Es candorosa la manera en la que cuenta por qu√© un jugador elige dejar Europa y su contrato en divisa fuerte para regresar a √©ste manicomio con fronteras. ‚ÄúQuiero m√°s minutos, necesito continuidad‚ÄĚ, explican. Traducci√≥n: no jug√≥ nunca. Detalle que, parece, a nadie le importa. La lluvia de importaciones posibles se enfoca en jugadores como Tevez, en su segunda huida consecutiva en puntillas de pie, bolsa en mano; o Armani, √≠dolo en la Medell√≠n de las novelas.

Siempre me gustaron los rumores del mercado de pases, un cuento lleno de fantas√≠a donde todo es posible. Y si nada sucede, antes que la magia se esfume, arranca el torneo y los medios, con optimismo panglosiano, deliran ante el primer amago de virtud intacta del repatriado, o alg√ļn debutante que se mata para ser visto y abducido. Un mundo feliz.

Siempre atentos al mercado, compatriotas. Y con el paraguas abierto; como para no empaparse con el derrame, o cuando lluevan las inversiones del Godot Investment Group, uno que, parece, viene seguro, dicen.

Archivado en: , , , , , , , , , ,
Clubes:

 

 

Opinión