442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
07/04/2018

Abusos: qué hacer después de la tormenta

Una de las habitaciones de la pensión de Independiente de Villa Domínico. / Cedoc

En la pensión de Independiente personalizaron el vínculo con los familiares y recibieron la colaboración de la Provincia. Cómo intentan seguir.

La comunicación es cada 48 horas. A veces es un mensaje de Whatsapp. A veces, una llamada telefónica. De ese modo, el director de la pensión de Independiente reporta e intenta llevarles tranquilidad a los familiares de los juveniles que fueron víctimas de abusos. Muchos de ellos están a miles de kilómetros de distancia y no pueden venir. A otros no hace falta llamarlos: llegaron a Buenos Aires para estar más cerca de los chicos. “Siempre existe la comunicación con la familia, pero ahora es más personalizada por lo que pasó”, explican en Villa Domínico.

En el predio están conformes porque los cinco denunciados están presos. También porque los chicos, lentamente, vuelven a convivir con cierta normalidad. Solo hay un punto que angustia a los responsables: la situación de Joaquín V., el joven de 19 años que en un principio fue señalado como el “reclutador”, pero en el club saben que es otra víctima de la red de prostitución que se filtró en las inferiores.

La madre de Joaquín V. habló ayer por primera vez desde que se conocieron los casos de abuso. Defendió al club, reconoció que su hijo se equivocó, pero negó que sea el enlace entre la red de pedófilos y los jugadores. “Esta gente sabe muy bien las personas que elige, están en eso, buscan a los más débiles. Mi hijo es callado, muchos le daban botines, pero nada justifica lo que pasó”, remarcó en TyC Sports Verónica, la madre del chico que ahora está recuperándose de una lesión en Cipolletti.

Dentro de la pensión saben que lo peor ya pasó. Y que ahora lo que queda es reconstruir. A cada uno de los chicos abusados y a los otros, que son víctimas indirectas. En síntesis, reconstruir el grupo. “Salir de situaciones traumáticas y complejas siempre es difícil”, le reconoce a PERFIL el vicepresidente Carlos Montaña. Y agrega: “Acá tenés un objetivo que es la formación de chicos, no solo como profesionales, sino como personas integrales. No es simple”. Montaña ya no recuerda –porque fueron muchas– las veces que viajó hasta la fiscalía de Avellaneda para cumplimentar trámites de declaración y otros oficios que involucran al club. Tampoco recuerda –porque fueron muchas– cuántas veces se acercó la fiscal María Laura Garibaldi. “Estoy seguro de que a pesar de lo grave y de lo triste de esta situación, Independiente no solo va a salir bien parado, sino que va a trazar una línea para que trabajen otras pensiones”, confía Montaña.

En Villa Domínico reconocen que uno de los tramos más difíciles en estas semanas fue cuando debieron contarles a los padres lo que había pasado. “No le deseo a nadie que tenga que pasar por un momento así”, dice uno de los responsables. La reconstrucción también llega allí: a los hombres y mujeres que trabajan en el predio y que debieron hacerse cargo del drama. Desde el psicólogo Ariel Ruiz, que observó y detectó los comportamientos en los chicos, hasta cocineros, cocineras y conserjes, que son los que pasan la mayor parte del tiempo con los juveniles. “Nosotros hicimos lo que había que hacer. Y lo hicimos para cuidar a los pibes y a la familia”, aseguran.

Los casos de abuso hicieron que el Estado provincial pusiera un pie en el predio de Domínico: intervino la Secretaría de Niñez y Adolescencia, el Ministerio de Justicia y el Ministerio de Seguridad, a través de la división de cibercrimen. Porque en la mayoría de los casos, los pedófilos ingresaron a la vida de los pibes a través de redes sociales. Hay talleres y un refuerzo de trabajadores del Estado al equipo psicológico con el que cuente el club. Todo tiene el mismo objetivo: que los pibes salgan adelante. Con el club como motor.

La AFA recibió los primeros informes. Los clubes de Primera División y de la B Nacional empezaron a responder ayer “con resultado negativo” al pedido de informes enviado por la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) sobre casos de abusos, actuales o pasados, a jugadores de las divisiones juveniles.

“Ya recibimos los primeros informes de clubes de Primera División y de la B Nacional, hasta el momento con resultado negativo”, declaró Daniel Degano, titular de la Dirección de Ética y Comportamiento de la AFA.

El directivo explicó que los clubes van a colaborar en la confección de una base de datos sobre el tema y sostuvo que hay “preocupación en los presidentes de los clubes por esta situación, que los tomó por sorpresa”.

La AFA pidió ayer a sus clubes afiliados que en un plazo de cinco días aporten información sobre denuncias “actuales o pasadas” sobre abusos o infracciones al artículo 25 del Código de Ética de la entidad, que prohíbe el acoso sexual. Los clubes deben responder por escrito aunque no tengan hechos para denunciar.

(*) Esta nota fue publicada en el Diario PERFIL.

Archivado en: , , , , , ,
Clubes:

 

 

Opinión