El sitio de deportes de Perfil.com

442

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

08/06/2018

Las mejores frases de la historia de los mundiales

Los 20 mundiales dejaron grandes frases que definen algunos momentos claves de cada competencia. Un repaso desde 1930 a 2014.

Desde 1930 al 2014 se jugaron 20 mundiales que dejaron frases para la historia. Un breve repaso de las más resonantes.

“La posibilidad de organizar el primer Mundial de Fútbol es remotísima. Las inversiones son muy superiores a nuestro potencial económico”. Publicado por el diario ‘El País’, de Montevideo, poco más de un año antes, el 20 de febrero de 1929.

 

“El partido más difícil fue contra España, un equipo formidable. Sin jugadores de temperamento especial, fuertes y confiables como sólo el fascismo puede crear, no los vencíamos”. Vittorio Pozzo, técnico campeón al frente de la selección italiana. (Italia 1934).

 

“Pese a la derrota es el mejor partido de mi vida, porque se salvaron once vidas”. El arquero húngaro Antal Szabó luego de perder la final ante Italia 4 a 2 y en referencia al mensaje que Mussolini le había enviado a los jugadores italianos antes de que salieran a la cancha: “Vencer o morir”. (Francia 1938)

 

“Por momentos me arrepiento de haber ganado aquel partido; si volviese a ju­gar esa final prefería perderla. Porque parecía que los dirigentes eran quienes habían ganado el trofeo, cuando pidieron para perder por menos de cuatro goles…”. El capitán uruguayo, Obdulio Varela, luego del Maracanazo en el que su selección venció 2 a 1 a Brasil. (Brasil 1950).

 

“Nuestra selección pierde la Copa porque no valorizó el torneo. Yo no conseguí nunca, en ningún partido, sentir del equipo el mismo fervor que tenía en los Juegos Olímpicos” Sandor Kocsis, goleador de Hungría, gran favorito que cayó  ante Alemania Federal en la final. (Suiza 1954).

 

“El fútbol argentino no necesita a los cracks que actúan en el exterior”. Raúl H. Colombo, presidente de la AFA. Fuera del país jugaban Maschio, Angelillo y Sívori, entre otros, transferidos a Italia, que no fueron convocados para el Mundial. (Suecia 1958).

 

“Porque no tenemos nada, queremos hacerlo todo”.  Carlos Dittborn, presidente de la federación chilena replicándole al presidente de la AFA, Raúl Colombo, quien había dicho: “Podemos hacer el Mundial mañana mismo. Lo tenemos todo”. La Copa del ’62 finalmente fue de Chile. Dittborn falleció un mes antes del puntapié inicial. (Chile 1962).

 

“¿Cómo fue el gol? ¿Si la pelota cruzó la línea? Yo no lo sé y tampoco sé si alguna vez lo sabré…” Geoffrey Hurst, goleador inglés, autor del polémico gol ante Alemania Federal en el partido final. (Inglaterra 1966).

 

“Pelé adolece de una acentuada miopía que le impide localizar la pelota en partidos nocturnos, además de la falta de medida que esa inferioridad óptica trae aparejada. También tiene un problema de cadera que conspira en su normal desplazamiento”. João Saldanha, periodista y DT de Brasil, insinuando que Pelé no iría a México. El que no llegó fue él: renunció y fue reemplazado por Zagallo. (México 1970).

 

“Siempre dije que rematé desde el Este con dirección Oeste”.  Sparwasser, sobre el gol de la victoria de Alemania Oriental sobre Alemania Occidental (1 a 0) durante la Primera Fase. Con ese gol el débil le ganó al fuerte, quien sería campeón además de ser anfitrión. Beckenbauer bautizó esa derrota como “El Waterloo de la RFA”. (Alemania 1974).

 

“Caímos de pie”, Ramón Quiroga, tras la derrota de Perú frente a Argentina por 6 a 0 (Argentina 1978).

 

“Felicito a mi colega Coutinho (de Brasil) por su campeonato moral y desearía que él me felicitase por mi campeonato real”, César Luis Menotti (Argentina 1978).

 

“Con Paolo Rossi, titular en nuestro ataque, las chances que tenemos de ganar la Copa, se reducen”. Gabriele Oriali, volante ‘azzurro’ antes de comenzar el Mundial. Paolo Rossi se consagró goleador y fue elegido el mejor del torneo. Oriali pasó sin pena ni gloria. (España 1982).

 

“Bebí y me sentí atontado. Después de un tiempo encontré a Bilardo en Guatemala y le dije: ‘Desgraciado ¿qué me quisiste hacer?’. Y él me contestó: ‘Branco, en el fútbol vale todo’. Lo asumí con gracia porque lo respeto como entrenador, pero creo que las reglas tienen un límite”. Branco en alusión al agua que bebió del “bidón argentino” en el partido Argentina 1-Brasil 0. (Italia 1990).

 

“Después de vencer en la Final, ante Argentina, caminé solo por el césped del Estadio Olímpico. ¿Por qué? No lo sé explicar. Simplemente creo que desperté de un sueño…” Franz Beckenbauer, DT alemán, que conseguía la proeza de ser campeón como tal ya habiéndolo sido como jugador. (Italia 1990).

 

“Perdí una Copa pero gané otra, la de mi vida”. Ronaldo Nazario, luego de haber jugado la Final ante Francia y en relación al ataque de epilepsia que había sufrido la noche anterior y se había mantenido oculto. (Francia 1998).

 

“Quiero hacer algo brillante en esta Copa, pero no veo el mismo empeño en el resto del equipo”. David Trezeguet, goleador francés, anticipando el fracaso del seleccionado francés, tras la derrota en el partido inaugural. (Corea-Japón 2002).

 

“Es lamentable el fútbol visto en esta Copa. Y peor aún es ver que el arbitraje tenga tanta influencia negativa”. Marco Van Basten, ex jugador y DT de Holanda, analizando el Mundial, tras el partido entre su Selección y Portugal. (Alemania 2006).

 

“Somos el hazmerreír de todo el planeta; siento vergüenza propia y ajena”. Franck Ribery, crack francés, después del papelón de su Seleccionado, no sólo por la eliminación, sino, también por las relaciones entre el plantel y el entrenador. (Sudáfrica 2010).

 

“Es un equipo muy ordinario con un jugador extraordinario”, director técnico de Bélgica Marc Wilmots en referencia a Argentina y a Lionel Messi (Brasil 2014).

Archivado en: , , , , ,
Aparecen en este artículo:

 

 

Opinión