442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
10/06/2018

Nadal lo hizo de nuevo y agrandó su leyenda

Rafael Nadal y el trofeo de Roland Garros, una imagen que se volvió costumbre. //AFP

El tenista español venció en sets corridos a Dominic Thiem y consiguió su undécimo título en Roland Garros y el 17º Grand Slam de su exitosa carrera.

El español Rafael Nadal escribió una nueva página de su ya legendaria historia en el Abierto de tenis de Francia al vencer al austriaco Dominic Thiem y alzar su undécimo título en Roland Garros.

El austriaco, una de las últimas grandes apariciones en arcilla, no fue suficiente oposición para el campeón, que lo derrotó con parciales de 6-4, 6-3 y 6-2 en dos horas y 42 minutos y celebró así otra consagración en París.

Nadal, de 32 años, consiguió de este modo su décimo séptimo Grand Slam y quedó a solo tres del suizo Roger Federer, que con 20 coronas lidera la lista histórica de máximos ganadores de grandes en el circuito masculino.

Número uno del mundo, el español se convirtió además en el segundo jugador en levantar once veces el mismo grande e igualó así a la australiana Margaret Court, que reinó durante once ediciones el Abierto de Australia.

Y es que después de ganar títulos consecutivos entre 2005-2008 y 2010-2014, el mallorquín defendió con éxito el trofeo que ganó el año pasado y demostró, en suma, que aún será muy difícil destronarlo en la Porte d’Auteuil.

La victoria es, además, una gran prueba de vigencia, ya que es el cuarto tenista en la historia del circuito masculino que gana tres o más grandes después de haber cumplido los 30 años.

Sin ser arrollador, Nadal fue sólido y aprovechó la falta de precisión de un Thiem errático y poco efectivo en los momentos definitivos.

Hubo paridad solo al principio, cuando ambos se quebraron el servicio y parecían no sacarse demasiada ventaja. Pero el español, como siempre, abrió una grieta allí cuando hacía falta.

Thiem sacaba para ponerse 5-5, pero dejó una primera pelota en la red. Otros dos fallos dieron una ocasión de oro a Nadal, que ganó el set y empezó a ser dueño del partido.

Al austriaco, de 24 años, le pesó la falta de experiencia y no pudo completar una estrategia con la que pudiera amenazar al mallorquín.

El español, que cerca de la definición del partido tuvo molestias en la mano izquierda y fue atendido dos veces por el doctor del torneo, necesitó otros dos quiebres en cada set para sellar la victoria.

Y en su quinta bola de partido, tras una devolución larga de Thiem, festejó un nuevo Roland Garros. En París, Nadal es infinito.

Fuente: DPA

Archivado en: , , , , , ,
Aparecen en este artículo:

 

 

Opinión