El sitio de deportes de Perfil.com

442

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

11/07/2018

Los datos que hacen de Croacia un finalista único

Modric y Dalic, los dueños dentro y fuera de la cancha de Croacia finalista del Mundial. //AFP

Tres alargues consecutivos y una indiscutible fortaleza física y mental le dan una dosis de épica al conjunto de Zlatko Dalic en su mejor actuación mundialista de la historia.

Está claro que llegar a una final de un Mundial no es para nada sencillo, y mucho menos para un país como Croacia con una corta historia como nación independiente y sin tanta tradición futbolística que hasta hoy tenía las semifinales alcanzadas en Francia 1998 como su mejor actuación histórica.

Con cuatro millones de habitantes, Croacia se convirtió en el país más pequeño en alcanzar la final de un Mundial desde que Uruguay derrotara a Brasil en 1950, que tenía una población de 2,2 millones de personas en ese entonces. Aquel partido, conocido como “El Maracanazo”, no fue técnicamente la final de un Mundial, ya que aquel torneo se decidió en un grupo final. Pero sí fue el último duelo y en el que se entregó la copa.

Desde lo futbolístico, Croacia llega a la final con el equivalente de haber jugado un partido más que Francia producto de tres alargues. Lo mismo le ocurrió a Inglaterra en 1990 pero con la diferencia que en ese caso fue Alemania quien llegó al partido decisivo para luego consagrarse campeón. Otra rareza es que tanto en octavos contra Dinamarca, en cuartos frente a Rusia y en semifinales contra Inglaterra, empezó perdiendo por lo que además de mostrar fortaleza física para afrontar partidos de 120 minutos, cuenta con una importante fortaleza mental para no caerse ante la adversidad.

Otro dato que derriba mitos, e incluso es comparable con la situación que vivió Argentina con la asunción de Jorge Sampaoli cuatro partidos antes de la finalización de las Eliminatorias, indica que Zlatko Dalic se hizo cargo de la selección cuando Croacia se estaba quedando afuera y se jugaba seguir con chances en el último partido de la clasificación como visitante ante Ucrania. Fue victoria en Kiev y luego se impuso en la repesca sobre Grecia para conseguir la ansiada clasificación.

Además, comparte con la Alemania de 2002, la marca de alcanzar la final luego de haber tenido que jugar el repechaje en las Eliminatorias para llegar a la Copa del Mundo.

 

Archivado en: , , , , , , ,

 

 

Opinión