442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
22/07/2018

Belgrano le ganó el duelo de pretemporada a Talleres

El Pirata venció a Talleres en un amistoso de pretemporada en Córdoba, // @Belgrano.

Con una gran actuación de su capitán Matías Suárez, el Pirata se quedó con el clásico que se jugó en el Mario Alberto Kempes con hinchas de ambos clubes. Video.

Gracias a una soberbia actuación de su capitán Matías Suárez, Belgrano se impuso 2-1 a Talleres en una nueva edición del Clásico de Córdoba, disputado esta tarde ante una multitud de ambos equipos en el estadio “Mario Alberto Kempes”.

El capitán del Pirata abrió la cuenta para los dirigidos por Lucas Bernardi a los 25 minutos del primer tiempo, con una palomita en el segundo palo.

Pero rápidamente, a la salida de un lateral-centro desde la derecha, el experimentado Javier Gandolfi también puso la cabeza para estampar el empate, a partir de un grosero error de cálculo del arquero César Rigamonti.

En el segundo tiempo, Suárez metió una memorable corrida a los cinco minutos y habilitó en el segundo palo a Leonardo Sequeira, quien venció en dos tiempos al arquero Guido Herrera.

La T, que tuvo el debut de Juan Pablo Vojvoda como entrenador, buscó la igualdad hasta el final, pero no pudo torcer la historia.

Belgrano se quedó con el clásico -el primero que no fue empate desde el retorno de Talleres a la Superliga-, y la copa “Córdoba Entre Todos”, para festejar frente a su gente que llenó la mitad del estadio “Mario Alberto Kempes”.

Se trata de una victoria importante para el ánimo de un equipo que empezará la Superliga en zona de desempate con San Martín de San Juan para evitar el descenso a la B Nacional.

“A pesar que es amistoso, ganar esto con el apoyo de la gente es clave para lo que vamos a tener que pelear esta temporada. No hicimos una buena campaña y vamos a tener que pelearla, quiero que Belgrano siga en Primera”, explicó Suárez, la figura del encuentro.

El frío pero soleado domingo no frenó la pasión de la gente, que como en cada edición, copó las tribunas del estadio “Mario Alberto Kempes” para una nueva edición del clásico.

Fue un partido de buen ritmo, que acompañó el calor que le impusieron las dos hinchadas, con desacoples propios de la pretemporada y de equipos que cambiaron sus entrenadores luego de la Superliga, aunque en contextos diferentes.

Estuvo mejor parado el Belgrano de Lucas Bernardi en el inicio, principalmente por el desequilibrio que en las bandas proponían Alanís y Sequeira.

Talleres estaba desconectado, sin poder encontrar la pelota, tal como le gusta y pregona Juan Pablo Vojvoda, y que llevó a los dirigentes a elegirlo como sucesor de Frank Darío Kudelka, que lo devolvió a la próxima edición de la Copa Libertadores.

A los 25 minutos, apareció en escena un centro de Brunetta, un desvío dentro del área y Suárez, sin marca, se tiró de palomita en el segundo palo para poner el 1-0.

Pero allí fue la T la que reaccionó y se mostró decidido a conseguir un rápido empate, atropellando a su rival, metiéndolo contra el arco de Rigamonti.

Junior Arias remató apenas desviado y en la jugada siguiente, de un lateral a favor, el albiazul encontró el empate con un cabezazo bombeado de Gandolfi, entre tres jugadores de Belgrano y aprovechando el mal cálculo de Rigamonti.

El segundo tiempo no le dio tiempo a Talleres para acomodarse defensivamente, porque en un contragolpe muy rápido, Belgrano iba a golpear.

Rechazo largo de Alanís, Suárez que le gana en el salto y la carrera a Gandolfi y, para nada egoísta, centró para Sequeira que en la primera no pudo con Herrera, pero en el rebote no perdonó.

Con la ventaja, Bernardi profundizó su faceta defensiva y apostó mucho más por el contragolpe, ante la incapacidad de Talleres de generar chances claras.

La T no supo cómo hacer para generar chances y no logró rematar de manera franca contra la valla de Rigamonti, que casi no tuvo trabajo.

Hubo tiempo para la polémica también, cuando a los 20 minutos, Sosa se metió a pura gambeta dentro del área y fue derribado por Guidara, aunque el árbitro interpretó que no fue infracción.

Cada vez que la Belgrano tuvo una contra, pareció que la ventaja se extendería y si hubiese tenido una mejor resolución en los metros finales lo hubiera ganado por algún gol más.

Fuente: NA

Archivado en: , , , , , , , , , , ,
Clubes:

 

 

Opinión