442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
13/09/2018

Cambio de carátula y libertad para el exárbitro

Martín Bustos es el línea implicado en el escándalo con los chicos de la pensión de Independiente.

La Justicia excarceló a Martín Bustos luego de dictaminar que el delito cometido fue promoción a la corrupción de menores y no abuso sexual.

El relacionista público Leonardo Cohen Arazi y el exárbitro Martín Bustos fueron liberados por la Justicia, que revocó su prisión preventiva al modificar la carátula de la investigación sobre una presunta red de abuso infantil a futbolistas de divisiones inferiores, principalmente de Independiente.

Los involucrados estaban en prisión desde marzo pasado, cuando se inició el escándalo con los chicos que duermen en la pensión del club, en Villa Domínico.

Fuentes judiciales informaron que la Cámara de Casación revocó la prisión preventiva de Cohen Arazi, Bustos y Alberto Ponte, a partir de que la carátula cambio de “abuso sexual” a “promoción a la corrupción de menores”.

Como este delito tiene una pena de tres años y es excarcelable, la defensa de los tres detenidos solicitó su liberación y la Justicia accedió a ese pedido.

Este cambio de carátula de la Sala I responde a que la investigación, luego de haber tenido el testimonio de las víctimas, determinó que los futbolistas menores no fueron abusados, sino que quisieron tener relaciones y los imputados promovieron, convencieron y/o facilitaron ese encuentro.

En el caso de menores de edad está penado por la Ley, pero con una pena mucho menor que la de abuso sexual, que inicia las penas en cinco años y no es excarcelable.

Los casos salieron a la luz cuando un jugador de 14 años confesó la situación ante el psicólogo de Independiente y describió que había mantenido prácticas sexuales a cambio de dinero con una persona mayor.

A partir de ese momento, el club presentó la denuncia y la Justicia comenzó a investigar e identificó al menos a nueve víctimas.

Arazi y Bustos fueron detenidos por estar vinculados a una organización que captaba menores en la pensión del club para que tuvieran sexo con mayores -su número de celular estaba en el registro de varias víctimas- y acusado de participar en la red, respectivamente.

El relacionista público -que trabajó con el fallecido Ricardo Fort durante mucho tiempo- confió en ese momento: “Yo soy gay, no soy Brad Pitt, por lo que alguna vez he pagado por sexo. Cuando pagué por sexo siempre fue a mayores de edad. Reconozco el físico de un mayor y el de un menor. A mí no me gustan los menores”.

Fuente: NA

IP

Archivado en: , , , , , , , , , , ,
Clubes:

 

 

Opinión