442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
13/04/2010

Resto del mundo

El “Brasil de África” y su sueño

Ghana: The Black Stars (Las estrellas negras)

ACCRA – La selección de Ghana, conocida como el “Brasil de África” por su tradicional trato deferencial al balón y su habilidad innata, irá al primer Mundial en su propio continente con una idea grabada entre ceja y ceja: superar su propia historia. Mucho tiempo le llevó a los ghaneses ganarse un lugar en la […]

ACCRA – La selección de Ghana, conocida como el “Brasil de África” por su tradicional trato deferencial al balón y su habilidad innata, irá al primer Mundial en su propio continente con una idea grabada entre ceja y ceja: superar su propia historia.

Mucho tiempo le llevó a los ghaneses ganarse un lugar en la máxima competición futbolística del planeta. Hubo muchos intentos que terminaron en fracaso pese a su siempre prolífica cantera, exitosa en las competiciones juveniles.

Lo logró por fin hace cuatro años y Alemania 2006 marcó un hito por presencia y por producción: llegó hasta octavos de final. Sudáfrica 2010 debe marcar una evolución.

“Nuestro objetivo es pasar la fase de grupos y avanzar a partir de allí”, dijo el técnico serbio Milovan Rajevac, de 56 años, a quien el destino le deparó medirse con su propio país en el Grupo D.

“Estamos en un grupo fuerte con Australia, Alemania y Serbia. El primer partido es ante Serbia y, como serbio, sé mucho sobre ellos. Australia tiene un equipo duro y Alemania es la favorita”, precisó “Milo”, como se lo llama en el país desde que tomó posesión del cargo en agosto de 2008.

El trabajo del ex jugador y técnico del Estrella Roja de Belgrado puso disciplina a un conjunto tan talentoso como caótico. Su preferencia por la organización, por el control defensivo, le valió críticas en un fútbol que intenta privilegiar la estética.

“Prefiero jugar un fútbol desagradable y ganar que jugar uno lindo y perder”, es su máxima. El segundo puesto logrado en la última Copa de Africa (CA) le dio alas para reafirmarse en ese camino.

La final en Angola la logró sin las dos máximas figuras del equipo, el todoterreno del Chelsea Michael Essien y el mago del Houston Dynamo estadounidense, Stephen Appiah.

Essien volverá a faltar en Sudáfrica al no recuperarse a tiempo de una lesión de rodilla que le impidió jugar gran parte de la temporada con su club.

”Essien sólo estará en plena forma a final de julio”, dijeron los médicos tras el último análisis.

El buen hacer de las “Estrellas Negras” sin sus principales activos y con un plantel con varios de los jóvenes que ganaron en 2009 el Mundial sub-20 disparó la expectativa de cara a Sudáfrica, algo golpeada finalmente por la baja de Essien.

El enganche del Udinese Kwadwo Asamoah, el lateral del Basilea suizo Samuel Inkoom, el mediocampista ex Recreativo de Huelva y ahora del Udinese Emmanuel Agyemang-Badu, el delantero del Arles francés André “Dede” Ayew y el goleador del Milan Dominic Adiyiah son promesas que tendrán su oportunidad de brillar en la Copa del Mundo.

Para desgracia de Rajevac, la ausencia de Essien no es el único problema. El central John Pantsil, del Fulham inglés; el mediocampista ofensivo Laryea Kingson, del Hearts escocés; y el defensor John Mensah, del Sunderland inglés y conocido por su dureza, también vuelven de lesiones importantes.

Como contrapartida, llegan en plena forma Sulley Muntari, Asamoah Gyan y Matthew Amoah. El primero, centrocampista del Inter, logró recomponer su relación con el técnico tras quedar afuera de la CA por problemas disciplinarios y llega con la moral alta por el triplete logrado con el conjunto italiano.

Gyan y Amoah son las grandes esperanzas de gol. El delantero del Rennes, criticado fuertemente hasta hace dos años, llegará con una gran temporada sobre las espaldas en la Liga francesa. Amoah se ganó su renovación con el NAC de Breda por sus tantos en el campeonato holandés.

Ambos deberán concretar en el área rival los contragolpes que generen unos “brasileños africanos” sedientos de cuartos de final.


Por Samm Audu (dpa)

Archivado en:

 

 

Opinión