442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
24/09/2010

Básquet

Se fue “El Gigante” del básquet

González en sus tiempos de gloria, cuando era frecuente habitante de la prensa deportiva. /CeDOC

A los 44 años, falleció Jorge González. Sus 2.31 metros le dieron gran fama, pero también lo condenaron a un muy triste final. Un repaso por su vida.

El jugador más alto en la historia del básquetbol argentino, Jorge “El Gigante” González, falleció esta noche a los 44 años en la localidad chaqueña de San Martín, tras sufrir una descompensación.

Según se informó, González fue trasladado este viernes de urgencia a una clínica chaqueña, luego de haber manifestado alta presión arterial y serias complicaciones por la diabetes que padecía entre otros problemas de salud de larga data.

“El Gigante”, de 2.31 metros de altura, era movilizado esta noche hacia El Colorado, la ciudad formoseña en la que naciera el 31 de enero de 1966, para ser velado en la Cooperativa de Servicios Públicos.

González sufría de gigantodromegalia, una enfermedad que no le permitía parar de crecer y que lo hacía muy propenso a problemas cardiovasculares. A los 14 años, medía 1.88, y a los 16 ya rondaba los 2.15 metros.

El ex basquetbolista actuó en Gimnasia y Esgrima La Plata, donde logró el ascenso a la Liga Nacional, y fue llamado por León Najnudel para integrar el plantel del seleccionado argentino que participó del Sudamericano de Medellín 1985.

Luego del Mundial de España, González pasó al Sport Club Cañadense, de Santa Fe, y tuvo una seria lesión de ligamentos que lo mantuvo inactivo por nueves meses.

En su vuelta, y por sus buenos rendimientos en el seleccionado, ingresó al draft de la NBA con los Atlanta Hawks, pero finalmente no llegó a debutar allí.

Pese a esa frustración, González se quedó en Estados Unidos al ser tentado a participar en los campeonatos de lucha libre, donde se lució durante cuatro años combatiendo a famosos personajes del catch en distintas ciudades.

En esas peleas, adoptó varios nombres de fantasía, aunque fue por lo general llamado “El Gigante”. Llegó a conseguir una gran fama como luchador en tierra norteamericana, lo que sumado a su físico le permitió incursionar en la TV con apariciones en series como “Baywatch”.

Tras abandonar los combates en 1995, volvió a El Colorado formoseño, pero se debilitó cada día más y su estado de salud siguió empeorando. De hecho, vivió casi postrado sus últimos años, ya que sus rodillas no aguantaban los 196 kilos que llegó a pesar.

Archivado en: , , , , ,

 

 

Opinión