442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
09/06/2011

Opinión

Miedo a la desconocido

River tiene miedo. Es una obviedad y la elijo para comenzar porque se trata de una noticia. Aprovecho la cercanía con el Día del Periodista para señalar que la palabra noticia es sencillamente, la novedad, lo nuevo. A punto tal que en inglés, el término “news” refiere a una noticia y, en su otra acepción, […]

River tiene miedo. Es una obviedad y la elijo para comenzar porque se trata de una noticia. Aprovecho la cercanía con el Día del Periodista para señalar que la palabra noticia es sencillamente, la novedad, lo nuevo. A punto tal que en inglés, el término “news” refiere a una noticia y, en su otra acepción, a algo nuevo.

De eso trata la cosa: hoy el gran problema de River es tener que enfrentarse a lo desconocido. Debe recorrer un camino sin huellas. El discurso desde que J.J.López se convirtió en el sorpresivo entrenador millonario fue moderado. Humilde. Se evitó siempre hablar de pelear por el título, incluso cuando River lideró el campeonato. E inevitablemente y con algunos resultados puestos da la sensación de que ese discurso, bienintencionado pero falto de grandeza, terminó siendo contraproducente. El equipo de Carrizo, Almeyda y compañía nunca pateó el tablero. No se animó, jamás, a volar. Puso la red bien cerquita. Tan cerca que de tanto miedo a caerse se terminó cayendo. Traduciéndolo a términos más llanos, vale decir que, desde las palabras, todo River se la pasó “poniendo la escupidera”. Como si el hecho de advertir que la pelea era para evitar la Promoción y que lo tenían claro, los eximiera de mayores responsabilidades. Una especie de “yo les avisé”.

Pese a todo esto, River (jugadores, entrenador, dirigentes, hinchas) terminó negando la posibilidad real de la Promoción. Jamás se la creyó. Y ese parece ser su karma. No se ha preparado para tener que enfrentarla, al margen de que los números, hoy, lo mantienen a salvo. Pero es sabido que no depende de sí mismo y que si no pudo ganarle a Colón de local las chances de poder hacerlo con Estudiantes de visitante o contra el escolta Lanús, en la última, en el Monumental se presentan como más difíciles, aún. Entre tantos números podrían darse empates cuádruples o quíntuples. Si River y Olimpo sacan 4 unidades, Tigre 2, Arsenal 1 y All Boys 0 se producirá un empate entre cinco equipos. En cambio si River suma 6, Tigre 4, Arsenal 3 e Independiente 0 habrá un cuádruple empate, siempre y cuando Olimpo saque 6 y zafe de todo. Increíble. De ésta improbable posibilidad surge, además otro interrogante: ¿Qué pasaría con Carrizo y la Copa América si River tuviera que jugar desempates y luego la Promoción?

“Esto lo heredamos, eh”, dijo Alexis Ferrero en el campo de juego del Carminatti después del paupérrimo empate frente a Olimpo, con el muertito de la Promoción todavía caliente. Buscar culpables hacia atrás parece ser un recurso inevitable. Surgen nombres en cantidades: Aguilar (algo así como un Satán millonario), Simeone (que dirigió el primero de los seis torneos que se computan y salió último después de ser campeón, claro) Gorosito y Astrada (como parte de un combo que no logró sumar), Cappa (que sumó el 50 por ciento de lo puntos y quedó injustamente estigmatizado) y por supuesto la dupla de hoy: Passarella-López. El Kaiser tomó un riesgo muy grande cuando apostó por el Negro, un histórico de River pero con nulos pergaminos como entrenador. Por la positiva o la negativa, la apuesta de Passarella siempre fue doble. Corre el riesgo, aún más, de quedar como el salvador o el gran responsable del peor momento futbolístico de la historia millonaria. J.J.López tiene, además, entre sus antecedentes, una gran campaña con Talleres de Córdoba en el Clausura 04 pero que, pese al tercer puesto conseguido, terminó con el equipo albiazul jugando y perdiendo la Promoción contra el Argentinos Juniors del Checho Batista. Y para seguir con los antecedentes maléficos se habla de la extraña casualidad que marca que son varios los equipos que han descendido al perder la “Promo”, jugando de locales, el último partido, en un estadio mundialista como lo es el de River. Le pasó a Talleres con J.J, también a Godoy Cruz en el Islas Malvinas frente a Huracán en 2007 y el año pasado a Central en el Gigante de Arroyito. Casualidades que en el marco de la situación colaboran con la paranoia.

Para cerrar, transcribo un diálogo que escuché entre dos productores de TyC Sports. Bahiense e hincha de Olimpo, uno y riverplatense el otro. Cuando el hincha millonario escuchó la frase se le paralizó el alma futbolera. Dijo el más canchero a la hora de la angustia de la Promoción: “Cada vez que atacan contra tu arco, te agarra taquicardia”.

Archivado en: , , , , ,

 

 

Opinión