442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
29/10/2011

Ascenso

«Ni una camiseta en el museo hay»

El River campeón de América. Parados: Gordillo, Gallego, Nelson Gutiérrez, Pumpido, Ruggeri y Montenegro. Agachados: Alzamendi, Enrique, Funes, Alonso y Alfaro. Un equipazo. /CeDOC

A 25 años de ser campeón de América, Alejandro Montenegro habla de aquel River que -dice- «nunca fue reconocido» por el club. Fotos y video.

De no tratarse de River, podría parecer mentira. Sin embargo, el dato no llama la atención en absoluto. Porque, sin dudas, mucho más que con su presente la historia del club tiene que ver con este 25° aniversario que hoy se cumple de aquella noche en que ganó por primera vez la Libertadores. Y entonces, lo raro no es esto, sino que justo también hoy enfrente a Aldosivi por la B Nacional.

No es casual, en definitiva, que estas bodas de plata tengan mucho de recuerdo alegre y a la vez doloroso para la gente riverplatense. Como tampoco lo es que, para uno de los cinco futbolistas que jugaron los 13 partidos de River en el torneo, aquella Copa del ’86 despierte no sólo recuerdos lindos, sino también un comentario amargo que explica en cierto modo la decadencia del club.

«Por cómo se ha manejado River políticamente aquel plantel nunca fue reconocido, porque era de la época de Santilli y después vinieron otros dirigentes», explica Alejandro Montenegro (el futbolista en cuestión) en charla telefónica con 442, con un dejo de resignación pero dejando en claro la bronca que le produce semejante ninguneo.

«Ni una camiseta en el museo hay de ese plantel, la institución nunca lo reconoció. Pasará por la política pero jamás lo supe entender, nunca nos han llamado para nada«, continúa diciendo aquel brioso lateral izquierdo que llegara al club de Núñez a comienzos de los ’80 desde las inferiores de Ferro para jugar en la 4ta., y que luego de un paso a préstamo por Chacarita en 1984 se afirmó rápido como titular de aquel River de Veira que ganaría de manera notable en 1986 el torneo de Primera, la Libertadores y la Intercontinental.

Según Montenegro, esa misma politiquería que impide a River homenajear a los protagonistas de aquellos primeros títulos internacionales oficiales en la historia del club sin dudas es algo que «lo ha llevado a la situación en la que terminó, porque esto no es de ahora, es de hace años, y trae recelos, cosas que han llevado a caer en manos que no le han convenido en lo futbolístico y en este trance que es muy complicado, porque el Nacional B se ha convertido en un campeonato muy competitivo».

La opinión cobra mucho más valor teniendo en cuenta que viene de alguien que vivió desde adentro la debacle de la institución de Núñez en los últimos años como técnico de la 7ma. división, en la que tuvo como dirigidos a varios de los jugadores que hoy se destacan en el plantel millonario y los seleccionados juveniles. Alguien que, por ello, es palabra más que autorizada para decir que antes que «en lo deportivo» River descendió «en lo institucional y lo económico«.

Actualmente al frente de la quinta y la sexta división de All Boys (según él » un club que para muchos es chico pero viene haciendo las cosas muy bien»), Montenegro, quien además tiene una heladería en Belgrano, destaca como principal factor de aquellos éxitos del ’86 «la gran armonía que había a la hora de entrenar y de participar en el grupo, lo que era algo difícil de conseguir para el Bambino al haber tanto jugadores consolidados en Primera como juveniles que recién empezábamos, pero que sin dudas él logró».

El otrora pelilargo marcador de punta vuelve a destacar la labor de Veira y su cuerpo técnico al decir: «Lo que uno veía es que el que mejor andaba más chances iba a tener de jugar. Date cuenta de que tuvo a un ídolo del club como el Beto Alonso de suplente en el campeonato local que ganamos, porque de entrada él iba al banco y jugaban Francescoli y Morresi».

Ya en la Libertadores, aquel River «varía no sólo en la formación sino en el estilo de jugar» según Montenegro, quien agrega: «Sabíamos que no había segundas chances y que manteniendo el cero en nuestro arco cualquier compañero nos iba hacer ganar el partido. Tal vez no éramos tan brillantes como otros equipos del club, pero teníamos una salida explosiva y un contragolpe demoledor».

El ex lateral destaca también la fe ganadora de aquel equipo. «Después de los 120 minutos contra Argentinos Juniors en cancha de Vélez nos sentíamos casi campeones», expresa recordando aquel 0-0 que les permitió ser finalistas por diferencia de gol eliminando a un recordado Bicho, luego de igualar 0-0 también en el Amalfitani y caer 2-0 en el Monumental ante ese mismo rival en una ronda semifinal en la que ambos enfrentaron además al Barcelona de Guayaquil.

«Sabíamos que era una parada difícil, que ningún equipo argentino habían ganado en el Pascual Guerrero. Pero nosotros hasta nos sentíamos más comodos de visitantes que de local», dice a continuación Montenegro al evocar esa final de ida que ganaron 2-1 con goles del tempranamente fallecido Juan Gilberto Funes y Alonso en Colombia ante un América de Cali que venía de perder la final del certamen continental en 1985 con Argentinos Juniors, y tenía como figuras al hoy técnico boquense Julio Falcioni en el arco y al actual DT velezano Ricardo Gareca como delantero.

Precisamente junto con Gareca fue expulsado en la final de la que hoy se cumplen 25 años el tres millonario, quien hoy recuerda ese momento así: «Ya habíamos tenido un inconveniente allá en Cali. Me parece que él quería demostrar que como argentino estaba abocado a ganar en tierra colombiana y en el Monumental también. Estaba nervioso, como que no le salían las cosas, y terminamos bastante mal. Le pegó una patada desde atrás a un compañero y tomé represalias».

A continuación, Montenegro precisa: «Quise separar, sacarlo de donde había hecho la falta. Él me manoteó y yo lo terminé empujando». Respecto de las causas por las que Gareca actuó así, conjetura: «Tal vez influyó algo que había pasado por River y le había quedado algo por demostrar». Humilde al fin, no deja de reconocer: «El árbitro nos echó a los dos, pero creo que salió más perjudicado el América que nosotros».

Mirá fotos de aquella conquista riverplatense y el video del gol de Funes en la final de vuelta:

Archivado en: , , ,

 

 

Opinión