442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
10/11/2011

Fútbol

Con un penal agónico, pasó Vélez

Franco festeja tras marcar de cabeza el primer gol. /Fotobaires

Tras ir ganando 2-0, el equipo de Gareca igualaba 2-2 en Liniers y quedaba eliminado, pero al final se clasificó semifinalista de la Copa Sudamericana.

Cuando quedaba insólitamente afuera de la Sudamericana tras ir ganando merecidamente 2-0, Vélez derrotó a Independiente Santa Fe de Colombiá por 3-2 y avanzó a las semifinales del certamen continental, merced a un agónico e infantil penal del argentino Sergio Galván Rey a Augusto Fernández que convirtió Juan Manuel Martínez.

Dos goles de Guillermo Franco le habían permitido al conjunto velezano irse en ventaja por 2-0 al descanso, diferencia que pudo haber sido mayor al cabo de un primer tiempo que los de Gareca dominaron claramente.

En la segunda parte, un gol al minuto de Jonathan Copete cambió la historia y Vélez desapareció del partido. Entonces todo fue de los colombianos, que a los 23 igualaron con un penal convertido por Omar Pérez en una noche muy especial para él, que decidió jugar pese a la trágica muerte de su abuelo en un accidente en la ruta.

El partido parecía cerrado y Vélez se quedaba afuera por el valor de los goles convertidos como visitante después de haber igualado 1-1 en Bogotá, pero el penal de Galván Rey a Augusto Fernández le permitió desnivelar en tiempo adicionado y su ilusión sigue latiendo.

Ahora el equipo de Gareca deberá esperar a los otros clasificados para conocer al rival que enfrentará en la fase siguiente, que puede ser Liga de Quito, Libertad de Paraguay o Arsenal.

Vélez sacó claras ventajas rápidamente desatando un tornado ofensivo durante los primeros 20 minutos. El equipo de Liniers metió al conjunto colombiano en su campo y no lo dejó salir, pero además reflejó rápidamente esa situación en el marcador.

A los 7 minutos, Fernández habilitó a Ramírez por derecha, el ex Godoy Cruz estrelló su remate en el travesaño y Franco, atento para capturar el rebote, no tuvo más que empujar la pelota a la red de cabeza para decretar el 1-0.

El elenco visitante tuvo su mejor oportunidad a los 10 con un bombazo de Rodas que pasó cerca del palo derecho, pero esa acción marcó apenas un paréntesis para la fiesta de Vélez, que a los 19 metió el segundo. Canteros encontró a Martínez dentro del área, el Burrito habilitó de taco a Franco y el goleador, ingresando por izquierda, acomodó tranquilamente la pelota junto al poste derecho.

Después de eso Vélez bajó un cambio, se replegó y especuló con aumentar la diferencia de contragolpe. Y estuvo cerca de conseguirlo en varias ocasiones, mientras que Independiente, pese a tener más la pelota, era inconsistente y casi no llegaba a Barovero.

Todo cambió en la primera media hora de la segunda parte. Al minuto Copete descontó con una lujosa definición y a partir de ese momento Vélez, que había salido muy relajado del vestuario, desapareció de escena.

Salvo algún esporádico ataque del local, la pelota estuvo en los pies de los jugadores colombianos, que arañaron el empate en varias ocasiones hasta que lo lograron a través del penal anotado a los 23 por Omar Pérez.

El ex Boca festejó muy emocionado esa conquista que daba la clasificación a su equipo, levantando sus brazos hacia el cielo y dedicándoselo a su abuelo fallecido mientras viajaba especialmente a verlo desde Santiago del Estero.

Parecía que al conjunto de Ricardo Gareca se le escapaba la clasificación, pero ya en tiempo de descuento el penal infantil de Galván Rey le permitió conseguir una clasificación por la que no debió sufrir así.

Fuente: DyN.

Archivado en: , , , , , , ,
Clubes:

 

 

Opinión