442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
22/01/2013

Fútbol

“Bajate o te quemo”, le dijeron a Morel

Morel Rodríguez, al salir de la comisaría, con golpes en su rostro. // Télam

El abogo Gonzalo Mayo contó la odisea que vivió el defensor del Rojo, su defendido. El letrado aclaró que no se trataba de un control vehicular.

Un policía no identificado y de civil apuntándole con un arma y exigiéndole “bajate o te quemo” asustaron al futbolista de Independiente Claudio Morel Rodríguez para escapar por más de treinta cuadras llevando a sus hijos y un sobrino antes de ser detenido, explicó su abogado, Gonzalo Mayo.

El letrado confió que con el correr de las horas quedará en claro que se trató “de una confusión de ambas partes”.

Por lo pronto, estimó que en las próximas horas comenzarán las pericias sobre la camioneta Grand Cherokee con dominio de Paraguay con varios golpes de costado y frente, producto de los choques del final de la huida.

El letrado dejó en claro que no era un control vehicular sino que estaban haciendo un seguimiento por una causa.

El defensor paraguayo estuvo detenido en la comisaría cuarta de Sarandí durante varias horas del lunes y quedó imputado por supuesta “resistencia a la autoridad” por el fiscal Alejandro Rojas.

En tanto, la Dirección de Asuntos Internos investiga si los policías cometieron abuso de autoridad ya que se habrían originado disparos.

En su diálogo con Radio 10 el abogado Mayo admitió que Morel “se asustó” y pensaba que le “iban a robar”, más estando con sus dos hijos y un sobrino.

Según el letrado, Morel contó haber visto “el arma sobre el vidrio del conductor” y que le gritaron “algo así como bajate o te quemo”.

A partir de allí se asustó y escapó hasta que chocó con dos autos en Galicia y Rivadavia, de la localidad de Piñeyro.

Mayo aseguró que el defensor paraguayo tiene una marca probable de “un rebote” de bala supuestamente de goma en un tobillo, en tanto que el golpe en el rostro, según el abogado, se habría producido cuando “apoyó la cara en el cemento” al momento de ser esposado.

Fuente: DyN

Archivado en: , , ,
Clubes:

 

 

Opinión