442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
26/01/2013

Boxeo

Polémico fallo y triunfo de Marcos

"¿Qué tengo que hacer, matarla para ganar?", se quejó la indignada Acuña./ Télam

La mendocina retuvo las coronas mundiales supergallo AMB y OMB al ser favorecida por un empate bochornoso ante la tigresa Marcela Acuña.

La mendocina Yésica Marcos retuvo las coronas mundiales supergallo AMB y OMB al ser favorecida por un empate bochornoso ante la formoseña Marcela Acuña.

Ante 40 mil personas en el Teatro Griego Juan Pablo II de la ciudad mendocina de San Martín, La Tigresa ganó sobre el cuadrilátero la pelea con amplitud, pero en las tarjetas sólo se lo reconoció el jurado Aníbal Andrade, quien votó por un razonable 97-92, pero Jorge Trípodi falló una igualdad en 95 y Hugo De León determinó un insólito 96-94 en favor de la anfitriona.

Sobre el tapiz la pionera del boxeo femenino en la Argentina logró una hazaña deportiva porque, a los 36 años, dio una muestra más de su enorme corazón de campeona, lució una preparación excelente y superó por personalidad, inteligencia, oficio y puntería a su distinguida adversaria, quien al ser mucho más joven y hallarse en su plenitud a priori era la favorita.

Pero a la norteña le faltaba todavía superar el riesgo que las tarjetas suelen representar para un visitante y, sólo en ese ámbito, se consideró lo suyo insuficiente, por lo que se vio privada de un triunfo que le hubiera permitido sumar dos nuevas fajas ecuménicas a su brillante y ya legendaria trayectoria.

Quien tuvo la licencia número uno en el boxeo femenino de la Argentina se impuso en la noche del viernes en casi todos los asaltos porque se movió constantemente para evitar ser un blanco fijo, permaneció concentrada, supo defenderse y golpeó a la cuyana con frecuencia y precisión.

La Tigresa dominó la contienda a tal extremo que ni en la expresión del rostro de Marcos ni en las demostraciones del público hubo ambiente de celebración ni antes ni después del dictamen de los jurados. «¿Qué tengo que hacer, matarla para ganar?«, se quejó la indignada Acuña una vez que el despojo estuvo consumado.

El Bombón Asesino (54,900 kilos) salvó así su invicto y quedó con un récord conformado por 21 victorias, siete de ellas precipitadas, y dos empates. En tanto, el palmarés de la experimentada Acuña (54,500) pasó a componerse de 37 triunfos, 17 de ellos expeditivos, seis reveses y una igualdad.

Fuente: DyN

Archivado en: , ,

 

 

Opinión