442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
23/06/2014

Facundo Pieres hizo «la gran Rattín» con la reina Isabel II

Facundo Pieres rompió el protocolo real y le tocó la espalda a la Reina Isabel. Rattin hizo algo parecido en el Mundial de 1966. / Cedoc

El polista rompió las reglas reales al tocarle la espalda a la reina del Reino Unido. El recuerdo del Mundial 66. La visión de un experto en ceremonial y protocolo.

Gabriel Batistuta, la hinchada de Chicago, alguna botinera con aspiraciones y no muchas más cosas parecen, a primera vista, compartir el polo y el fútbol. Atienden en mostradores diferentes con públicos y pasiones distintas. Sin embargo, el destacado polista Facundo Pieres rompió el protocolo real al tocar la espalda de la reina Isabel II en el marco de la Cartier Queen’s Cup  y disparó a la memoria el gesto de Antonio Rattín sentado en la alfombra real en el Mundial 66.

La tarde había sido soñada para Pieres. Su equipo Zacara no solo había ganado la Copa Cartier Polo sino que había sido proclamado como mejor jugador. La reina Isabel II se acercó a entregarle el reconocimiento, pero la mano del argentino envolvió su espalda y causó el espanto de la prensa británica.

El jugador de Ellerstina le aseguró a 442 que “no estaba informado sobre el protocolo” y que le tocó la espalda por “instinto porque estaba el caballo cerca”. Sin embargo, el rector del Centro de Altos Estudios en Ceremonial de Buenos Aires, Rubén Alberto Gavaldá y Castro, manifestó su extrañeza de que el polista no conozca el protocolo. “Entiendo que debería estar al tanto del protocolo más sabiendo su raíz familiar tan ligada al polo”, dijo a este medio.

Pero le quitó importancia a su gesto ya que no cree “haya querido ´violar´ el protocolo, simplemente tuvo un gesto de acercamiento improcedente”.

“Un jugador del hándicap de Facundo es también un ‘embajador’ de nuestro país en general y del deporte argentino en singular y debe saber comportarse, interiorizándose previamente dónde va, con quién irá, para qué irá y demás”, indicó Gavaldá y Castro.

Un recuerdo vivo. Un puñado días luego del golpe de Estado al presidente Arturo Illia, la selección Argentina del Toto Lorenzo había viajado rumbo a Inglaterra para disputar el Mundial del 66. Sin goles fantasmas ni búlgaros miopes, el cruce en cuartos de final ante el local –con caída incluída- devino en polémica tras la demorada expulsión del capitán Antonio Rattín, quien apoyó el traste en el inmaculado rojo de la alfombra real de la reina Isabel II y luego estrujó el banderín de Gran Bretaña.

Rattín y Pieres: épocas, contextos y deportes diferentes unidos por protocolos palaciegos quebrantados por descuidos de dos plebeyos argentinos.

(*) especial para 442

 

Archivado en: , , , , ,

 

 

Opinión