442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
04/01/2015

El boxeo argentino tambaleó en el primer nivel mundial

Maidana frente a Mayweather (AFP)

Hubo victorias impactantes, sorpresas, derrotas dignas y desilusiones. Narváez y Martínez: el fatídico primer round y el peso del calendario. Videos.

Si el fútbol se regocijó durante un mes con el Mundial en Brasil, los fanáticos del boxeo argentino vibraron con varios mundiales –intermitentes y de 12 rounds- en los míticos rings de Estados Unidos. Con Marcos René Maidana a la cabeza de una legión de boxeadores que –con victorias y sinsabores- nos depositó por segundo año consecutivo en el primer nivel mundial.

Lejos y en el tiempo quedaron los años de sequías de cinturones. Este año tuvo de todo: victorias impactantes, sorpresas, derrotas dignas y desilusiones. El 2013 nos había dejado al Chino Maidana, a Omar Narváez y a Sergio Maravilla Martínez, por pergaminos, en la cima del boxeo nacional. Sin embargo, este 2014 planteó un escenario diferente: los tres reyes fueron destronados.

442 habló con el periodista especializado Carlos Irusta, el promotor ligado a Golden Boy Promotions – empresa de Oscar De La Hoya, Mario Arano, y al dueño de los alfajores Guaymallén -sponsor de Maidana- Hugo Basilotta, para que opinen sobre el año boxístico de los argentinos.

Todos coinciden en que el año 2014 del pugilismo argentino ha sido «muy bueno» y resaltan la doble contienda del Chino Maidana ante Floyd Mayweather. «Algo que logran muy pocos«, destacó Basilotta. «La primera no la perdió y la segunda hizo una buena pelea», sostuvo el empresario, quien también elogió las actuaciones de Juan Carlos Reveco y Diego Chaves.

Pese a las derrotas, el director de la revista Ring Side ponderó el mérito de «Marcos Maidana de pelear contra el número uno del mundo dos veces» y «haber hecho una pelea lo suficientemente buena para justificar la revancha». A su vez, el columnista boxístico valorizó a las actuaciones de «Lucas Matthysse, Sebastián Heiland, que logró una gran victoria en Irlanda, y Reveco».

En tanto, el manager Mario Arano remarcó el «renacimiento boxístico de los argentinos de la mano de Maravilla, Matthyse y del Chino Maidana». También anadió al «Cotón Reveco y a Narváez como los abanderados» y sumó «las actuaciones internacionales de Cuellar y Chaves».

Hay futuro.  A la hora de rescatar revelaciones durante este 2014 o promisorios prospectos pugilísticos, hay algunas disidencias entre los expertos. Basilotta puso la mira en el hermano de Maidana «está ganando por nocaut en Estados Unidos». También nombró a «Jesús Cuellar y a Brian Castaño, que está volviendo».

En tanto, el experiodista del El Gráfico destaca a «Cuellar» y remarca la victoria de Javier Maciel. «La revelación es La Bestia (Maciel) ya que venía de punto y sin grandes actuaciones y logró una gran victoria», señaló Irusta.

«La revelación pudo haber sido el triunfo de  Heiland, que venía de algunas derrotas en el exterior», recordó el socio de Oscar de la Hoya. Por último, el promotor destacó los apellidos de «Juan Carrasco, Melián y Fernando Martínez, pueden andar muy bien, pero que no han hecho todavía grandes cosas como para ser revelaciones».

De pie. El crédito de Margarita tuvo por duplicado en la agenda – y en el ring- al mejor libra por libra Floyd Mayweather. El prodigio  de estos tiempos modernos encontró en Maidana un rival que le calzó a medida para cotizar, un poco más, su carrera. Los combates ante Saúl Álvarez y Robert Guerrero habían aburrido al gran público y cualquier cosa puede pasar en Las Vegas, ciudad de Money, menos decepcionar a los espectadores. “Si no fuera por los fans, no sería el rey del Pay-Per-View”, reconoció, resumiendo el matrimonio perfecto entre millones y seguidores.

El primer combate, con un rating en la Argentina astronómico, mezcló las dosis justas de polémica por los guantes, emoción por la presión de Maidana e insatisfacción porque sólo faltó a la cita la mano que salpicara el récord inmaculado.

En la revancha todo cambió. El preparador físico Ariza dejó el team Maidana y Floyd reescribió tácticas: lejos de las cuerdas, con mayor movilidad y manejando la distancia. Lo único que se mantuvo inmutable fue la estrategia de Robert García y el intérprete santafesino. Un derechazo que amagó con derribar al mejor, un mordisco descalificador y tarjetas holgadas que agrandaron un poco más el ego del invicto de Michigan.

En su regreso, el Chino sembró la incógnita: No descarto el retiro, señaló.

¿No va más? El otro choque estelar del año que concentró miradas y audiencia nacional fue Sergio Maravilla Martínez ante Miguel Cotto. La confianza del quilmeño chocó con sus limitaciones físicas y con los duros puños del puertoriqueño. El cross de izquierda de Cotto sentenció en el primer round la suerte del combate. Martínez tocó la lona tres veces, padeció a puro corazón los diez rounds hasta que la toalla lo salvó de la destrucción inevitable. El mítico Madison Square Garden pudo haber sido testigo del retiro de uno de los mejores púgiles argentinos.

Nos dolió a todos. Capítulo aparte para el increíble Omar Narváez, quien venció a principio de año al tibio Antonio García, retuvo el reinado en supermosca. Luego, el Huracán le dio revancha al duro mexicano Felipe Orucuta y volvió a vencerlo en las tarjetas.

Sin embargo, todo lo que no pudo ni Donaire, ni Rayonta Whitfield, ni Seda lo logró en dos rounds el jóven nipón Naoya Inoue. Como en la velada del Madison para Martínez, el primer round fue fatídico y signó el curso de la pelea. Narváez como en otras ocasiones enfrentó a un rival 18 años menor, pero en este caso el invicto japonés lo demolió con su potencia. Un estético gancho al hígado cerró la faena. Al igual que con Maravilla, ¿El calendario habrá impuesto plazo a su formidable carrera?

El Sur existe. El también chubutense Lucas Matthysse retomó confianza y, a fuerza de nocauts, volvió a escribir su nombre en las carpetas de los promotores para enfrentar a las estrellas de los superligeros. La caída de Matthysse ante Danny García en 2013 dejó vacío el casillero de la gran victoria que aún se debe y agrandó, con sus declaraciones, las dudas sobre su futuro. Sin embargo, abrió el 2014 con una remontada épica y demolió a John Molina demostrando que es una máquina. Más simple fue el compromiso ante el mexicano Roberto Ortiz que se desplomó y se reincorporó tarde ante el primer golpe al hígado.

Nueva generación. Javier “La Bestia” Maciel, Diego Chaves y Jesús Cuellar no superan la barrera de los 30 y dibujan sus ambiciones a fuerza de nocauts y grandes actuaciones en el exterior. Maciel, por caso, dio el batacazo al vencer al puertorriqueño Jorge “Destroyer” Meléndez y aportó una sonrisa a la olvidable noche del Madison.

La Joya tenía el combate ante Brandon Ríos en el bolsillo, pero reiteradas infracciones colmaron la paciencia del árbitro y perdió por descalificación. Pero en su revancha en La Meca del boxeo no decepcionó. El vencedor de Manny Pacquiao y campeón mundial Timothy Bradley parecía invencible, sin embargo el púgil velezano estuvo a la altura de las circunstancias y se llevó algo más que un empate de Estados Unidos.

El más joven de la camada, Jesús Cuellar tiene en su haber este año una triple defensa de su cetro interino pluma. Otro boxeador local que supo llenar los ojos de los espectadores de Las Vegas con nocauts y entrega. Despachó por decisión unánime al norteamericano Rico Ramos, logró derribar en sólo dos rounds a un nombre rutilante –aunque en declive- como Juan Manuel López. El Jinete cerró un gran año venciendo en Estados Unidos a Rubén Tamayo por nocaut técnico en el quinto round.

Gaucho alemán. El mediano de Pigue Sebastián Heiland, con dos traspiés en el exterior, fue torazo en rodeo ajeno y noqueó de forma impactante a Matthew Macklin, quien supo caer ante Maravilla.

El Tyson sciolista. Con un nombre que emana box, Víctor Emilio Ramírez regresó al ring con todo en 2013 y dejó en claro este año que quiere volver a ceñirse el cinturón crucero. El Tyson del Abasto demolió con un terrible nocaut a Deom Elam y, a principio de año, había hecho lo propio con Glendy “El Gigante de Guantánamo” Hernández. Ambos combates tuvieron lugar en Villa La Ñata, territorio naranja. El gimnasio en el barrio del Abasto conectó al púgil y al gobernador.

Un mosca que pega duro. Juan Carlos Cotón Reveco logró su octava defensa del título mosca AMB, que ganó en 2011, al vencer al joven filipino Yodmongkol Vor Saengthep. La revancha se postergó en dos ocasiones por sendas lesiones del mendocino que pudo unificar el cinturón en su provincia natal con un nocaut técnico en el quinto round.  El Cotón cerró un gran año con tres defensas del título del mundo.

Potro sin galope. Una actuación deslucida y, quizás, la gran decepción del año. «El que perdió el 8 no era yo, vi la pelea al otro día y sentí vergüenza «, tuiteó Luis Abregú en un resumen perfecto de su caída por nocaut técnico ante Sadam Ali en Atlantic City.

El Potro venía subiendo la pendiente y Ali configuraba el último escollo de cara a un combate de primer nivel. Sin embargo, sintió su falta de ritmo boxístico -tres peleas en casi dos años-, sus lesiones y cayó sin atenuantes ante un promisorio rival.

Asoman. En el semillero sumando rodaje está Fabián TNT Maidana, hermano de Marcos, que suma 3 victorias y 3 nocauts en Estados Unidos. Recorriendo el circuito nacional se encuentra Brian Castaño, apodado “Sugar Ray”, tiene un récord de diez triunfos con siete nocauts. Y en el limbo de la liga de la AIBA (International Boxing Association) boxean con distinción Alberto Melián y Yamil Peralta, bronce en un Mundial juvenil y con algunos traspiés en el nuevo torneo de seis rounds.

Archivado en: , , , , , , , , , , ,

 

 

Opinión