442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
20/07/2015

El retorno del guerrero

Tevez volvió a su casa y ninguna oferta lo tentará para irse del club de sus amores. // DyN

Es imposible no entusiasmarse con lo que pueda llegar a brindar Tevez. Es uno de los futbolistas argentinos más laureados de la historia.

Y un día volvió Carlos Tevez a Boca. Un par de minutos después de las 16hs, saltó al campo de juego con la número 10 en la espalda para enfrentar a Quilmes. Si bien es cierto que no alcanzó el protagonismo imaginado, mostró algunos destellos de jugador diferente. Catorce años después de su debut y a diez de su partida al extranjero, la Bombonera fue una fiesta para celebrar su regreso y la victoria, que le permite al equipo seguir en la cima del torneo.

En el juego, no se vio la mejor versión del equipo ni de Tevez. El conjunto de Arruabarrena fue superior a su rival pero estuvo lejos de mostrar, de manera efectiva, la abrumadora diferencia de jerarquía que hay entre ambos. Palacios y Calleri intercambiaron posiciones para ocupar todo el frente de ataque y no darle referencia fija a la defensa, pero al equipo le faltó volumen de juego. En el análisis global, Carlitos pasó más tiempo volcado sobre la izquierda pero su mejor versión se vio cuando se ubicó por la derecha. Partiendo por ese sector, en el segundo tiempo, tuvo dos chances claras de gol: una despejada por el arquero y otra que dio en el palo. Sobre la izquierda, en el primer tiempo, se lució con una gambeta que quedará para el recuerdo.

Un esguince de rodilla apartó del “once inicial” al futbolista que probablemente tenga las mejores condiciones para ser su socio: Nicolás Lodeiro. Con él en cancha, Tevez tendrá menos obligaciones en la gestación y más libertad de movimiento. El desafío para Arruabarrena es encontrarle la mejor posición, un lugar donde sea gravitante y pueda adaptarse a la forma de juego y necesidades de sus compañeros. En líneas generales, los delanteros que han vuelto de Europa terminaron gestando más que definiendo. El ejemplo más cercano es Diego Milito, en Racing, y Marco Ruben en Central, es la excepción que confirma la regla.

A contramano de lo que hace la mayoría, que decide retornar cuando ya no tiene más opciones en Europa o cuando el físico no le da para soportar la intensidad del viejo continente, Tevez retorna a la Argentina con 31 años, en una estupenda forma atlética y desechando ofertas de equipos top europeos. Es imposible no entusiasmarse con lo que pueda llegar a brindar. Es uno de los futbolistas argentinos más laureados de la historia, dueño de un presente futbolístico que incluye título italiano, final de Copa América y de Champions League. Un fin de año exitoso, y con Tevez como emblema, es el sueño de la dirigencia para contrarrestar el efecto Riquelme. En el altar simbólico del sentimiento xeneize se disputa una nueva batalla: El retorno del guerrero.

Archivado en: , , , ,
Clubes:
Aparecen en este artículo:

 

 

Opinión