442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
27/11/2015

Bélgica y Gran Bretaña quedaron a mano

La gran esperanza británica: Andy Murray ganó su partido e igualó la serie. //AP

En el primer día de la final de la Copa Davis se dio la lógica: David Goffin y Andy Murray ganaron sus partidos para el 1-1 parcial de la serie. El sábado se juega el dobles.

Gran Bretaña logró terminar la primera jornada de la final de la Copa Davis de tenis con un empate 1-1 ante Bélgica en Gante, gracias a la victoria de su estrella Andy Murray en el segundo duelo individual ante el local Ruben Bemelmans (6-3, 6-2, 7-5).

Los británicos respondían así a la victoria de los belgas en el primer partido de la final, conseguida por David Goffin (16º del ránking ATP) ante Kyle Edmund, con más apuros de los esperados (3-6, 1-6, 6-2, 6-1 y 6-0).

Murray, número 2 del mundo y gran esperanza para los británicos, no decepcionó y pese a los apuros del tercer set cumplió la misión de lograr su punto y hacerlo además en tres sets, para sufrir el menor desgaste físico posible.

El sábado, el partido de dobles dejará a uno de los contendientes con ventaja provisional de 2-1. Se medirán en principio los belgas Steve Darcis y Ruben Bemelmans contra los hermanos Andy y Jamie Murray, aunque los capitanes tienen la posibilidad de modificar la composición de sus parejas antes del partido.

Gran Bretaña aspira este fin de semana a conquistar su segunda Copa Davis, pero la primera se remonta a 1936, por lo que la espera ha durado mucho tiempo y el equipo se ha fijado como objetivo no dejar pasar esta oportunidad histórica.

Para los belgas sería su primera ‘Ensaladera de Plata’, después de haber perdido la anterior final que disputaron, hace ya 111 años.

Remontada de Goffin. Por el momento, la lógica se respetó y los números uno de cada país ganaron sus partidos, pese a que el local Goffin tuvo incluso que remontar dos sets en contra ante Edmund, 100º del ránking ATP, con el que perdió los dos primeros sets (6-3, 6-1), antes de despertar y dominar claramente en los tres siguientes (6-2, 6-1, 6-0).

Ante 13.000 espectadores, entre ellos los Reyes de Bélgica, Goffin cometió de entrada un gran número de errores no forzados frente a un Edmund liberado de cualquier presión en su primer partido de Copa Davis.

Finalmente el jugador local, mejor físicamente, encontró su tenis y ganó las tres últimas mangas con gran facilidad.

«David no tenía la actitud correcta. Su lenguaje corporal, con el cuerpo encorvado, denotaba nerviosismo», señaló el francés Michael Llodra, miembro del equipo técnico de Bélgica.

«Con 0-2 parecía resignado. Tuvimos que encontrar las palabras adecuadas para movitarlo», añadió.

«Es la primera vez que gano un partido después de ir perdiendo 2-0. Estaba frente a un jugador que soltó sus tiros y era difícil para mí recuperar la situación. Con 2-0 tuve que salir de la pista y tomar aire para reorganizar las ideas. Estoy orgulloso de mí», señaló el propio Goffin.

Murray, al rescate. En el segundo individual, Andy Murray tenía la responsabilidad de equilibrar de nuevo la final y no falló ante Ruben Bemelmans, 108º jugador mundial.

El campeón olímpico ganó los dos primeros sets por 6-3 y 6-2, antes de complicarse en el tercero, donde Bemelmans llegó a disponer de una ventaja 5-4, antes de que el escocés consiguiera llevarse esa manga por 7-5.

«El tercer set fue complicado, pero pese a todo fue un partido cómodo«, estimó Murray, que recordó que si gana los tres partidos en los que participa, los británicos levantarán el trofeo.

Bemelmans admitió la superioridad de su rival: «Andy no falló en nada. Es muy sólido, pero demostré que tiene debilidades. No es invencible, pero hay que ser constante», avisó a sus compañeros para el resto del fin de semana.

El ambiente en el Flanders Expo de Gante fue festivo, aunque la final se disputa con grandes medidas de seguridad por la alerta contra atentados que vive Bélgica.

Fuente: AFP

Archivado en: , , , ,
Aparecen en este artículo:

 

 

Opinión