442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
05/02/2016

Entrenadores 4.0: la nueva generación en Argentina

Sava y Guede: dos técnicos jóvenes que afrontarán sus mayores desafíos profesionales. //CEDOC

Los técnicos son cada vez más jóvenes en el fútbol argentino. El nuevo torneo comienza con varios debuts y mucha identificación con la camiseta.

Comienza una nueva temporada y la principal renovación estará en los bancos de suplentes. Técnicos que hacen su debut absoluto y otros que tendrán su primera experiencia en la máxima categoría reemplazan a muchos históricos (ya retirados) o consagrados que dirigen en el exterior, y bajan considerablemente el promedio de edad de los entrenadores.

Nombres como Menotti, Bilardo, Basile, Bianchi, Passarella, Merlo, Veira y Cappa, entre otros, son parte de la historia más rica del fútbol argentino pero parecen haberle dado paso definitivamente a la nueva generación de entrenadores que rondan los 40 años. Otros con más experiencia se destacan en distintas selecciones de Sudámerica, mientras técnicos codiciados a nivel nacional e internacional como Bielsa y Sabella son más selectivos y esperan una oferta tentadora que los haga despertar de la siesta.

Con este panorama, el promedio de edad de los entrenadores da un resultado de 44,66 años, notoriamente más bajo comparándolo con el comienzo del Clausura 2011 (48,95) y del principio de 2006 (49,4), retrociendo en el tiempo cinco y diez años. Los equipos grandes son un reflejo de esta renovación con Gallardo y Arruabarrena con 40 años, Sava y Guede 41, y Pellegrino (el más veterano) con 44.

Su primera vez. Varios técnicos tendrán su bautismo en este Torneo de Transición 2016, como es el caso de Christian Bassedas; con un pasado reciente exitoso como manager de Vélez y que ahora tendrá la responsabilidad desde la dirección técnica , aunque la realidad económica y deportiva del club es totalmente distinta, y por ende los objetivos son otros.

Hasta hace apenas unos meses Pablo Lavallén repartía su tiempo entre las inferiores de River y su participación en Hablemos de fútbol, un programa que se emite por la señal de cable ESPN. Su nuevo desafío es transmitir la misma filosofía de juego que expresaba por televisión al plantel de San Martín de San Juan.

Alfredo Grelak trabajó en las inferiores de Quilmes y formó parte de diferentes cuerpos técnicos con Tocalli y Burruchaga pero este año le llegó su gran oportunidad y estará a cargo del primer equipo del Cervecero, un club con el que está íntimamente identificado por su pasado como futbolista, donde debutó y disputó siete temporadas.

Lo de Mauro Camoranesi no es un debut absoluto aunque se parece bastante tras un breve paso por el fútbol del ascenso mexicano donde dirigió a Coras de Tepic. Por eso, su arribo a Tigre significa su primera gran oportunidad de mostrar toda su sabiduría luego de tantos años en Europa al máximo a nivel.

Para otros, será la primera chance de dirigir en la Primera División. Pablo Guede llega con mucha “chapa” tras demostrar que se puede jugar buen fútbol en el ascenso, donde ascendió con Nueva Chicago. Viene de dirigir en Palestino de Chile, donde también dejó una gran impresión. El desafío que tendrá por delante será mucho mayor, primero por tratarse de un equipo grande como San Lorenzo y segundo, porque deberá trabajar mucho para que los jugadores cambien el chip e incorporen su idea, luego de dos años bajo las órdenes de Bauza, con una filosofía opuesta a la suya.

Para Iván Delfino y Sergio Rondina también será su primera vez en el fútbol grande. Delfino se ganó la chance tras conseguir el ascenso con Patronato, aunque su debut será con el buzo de Temperley. Para el Huevo es una especie de premio a su extensa trayectoria en todas las categorías del ascenso y un último paso exitoso por Villa Dálmine en la B Nacional.

Identificación con la camiseta. No puede ser casualidad que tantos entrenadores tengan un pasado en los clubes que están dirigiendo. Claramente hay una búsqueda de los dirigentes de darle el puesto a gente que haya dejado una huella en la institución, quizá para conseguir mayor paciencia de parte de los hinchas o para que la adaptación sea más rápida.

De los 30 entrenadores que comienzan el Torneo de Transición 2016, trece tienen un pasado en el club como jugador: Arruaberrena (Boca), Gallardo (River), Sava (Racing), Coudet (Rosario Central), Bernardi (Newell’s), Bassedas (Vélez), Troglio (Gimnasia), Eduardo Domínguez (Huracán) Azconzábal (Atlético Tucumán), Madelón (Unión), Mayor (Argentinos), Grelak (Quilmes) y Rondina (Arsenal).

En un torneo con un solo descenso, la paciencia debería ser mayor y el miedo a perder que domina últimamente al fútbol argentino debería disminuir. La gran incógnita a develar durante el transcurso del campeonato será comprobar si la renovación de entrenadores produce algún cambio en el juego.

(*) Especial para 442

Archivado en: , , , , ,
Aparecen en este artículo:

 

 

Opinión