442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
06/07/2016

Llegar al Mundial: una tarea imposible para los DT

Para los técnicos de la Selección es cada vez más difícil completar el mandato de Mundial a Mundial. //CEDOC

En los últimos tiempos, ningún entrenador consiguió completar el período de cuatro años entre dos Copas del Mundo. Marcelo Bielsa fue el último que lo logró.

El objetivo de todo entrenador una vez que se pone el buzo de la Selección argentina es llegar al próximo Mundial que se avecina, tarea que en los últimos años parece cada vez más difícil de lograr por diferentes cuestiones.

En la teoría, el mandato de un técnico va de Mundial a Mundial, un proyecto de cuatro años para consolidar futbolistas y una identidad de juego. El último que lo logró fue Marcelo Bielsa, que  reemplazó a Daniel Passarella luego de Francia 1998 y tras ganar las Eliminatorias con holgura dirigió en Corea-Japón 2002.

Pero el Loco también es el primero de esta lista de entrenadores que no ha logrado llegar al siguiente Mundial. Porque Julio Grondona renovó su contrato pese a la eliminación en primera ronda y contra todos los pronósticos pero a mitad de camino se quedó sin energía y presentó su renuncia tras ganar la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. Lo sucedió José Pekerman, curiosamente el mismo que lo había designado seis años antes, y dirigió en Alemania 2006.

Luego le llegó una nueva oportunidad a Alfio Basile de cara al Mundial de Sudáfrica. El Coco formó una gran Selección que desplegó un juego vistoso en la Copa América 2007 pero no pudo en la final. Un año después, tras una derrota por Eliminatorias ante Chile terminó pegando un portazo inesperado, y aunque nunca reveló exactamente qué fue lo que pasó, siempre dio a entender que le hicieron una cama y el apuntado era Diego Maradona, su sucesor y el entrenador de la Selección en el Mundial 2010.

Tras la partida de Diego, el designado fue Sergio Batista, que venía trabajando con las juveniles y había ganado la medalla de oro en Beijing 2008, cuando todavía Basile era el técnico de la Mayor pero decidió no ir a los Juegos Olímpicos. Checho fue el que menos duró y tras el golpe de la eliminación en la Copa América 2011 cuando apenas llevaba un año en el cargo, la AFA lo despidió, dejando en evidencia que nunca contó con un respaldo total de parte de los dirigentes. Alejandro Sabella lo reemplazó y dirigió a la Selección en Brasil 2014.

Luego del último Mundial, llegó el turno de Gerardo Martino, un técnico que había deslumbrado con el Newell’s campeón en 2013 pero que no había podido corroborarlo en su paso por Barcelona. La historia del Tata ya es conocida: un comienzo turbulento en las Eliminatorias que luego se enderezó, dos finales de América consecutivas perdidas y un vacío dirigencial que lo empujó a decir adiós con los Juegos de Río a la vuelta de la esquina. Porque aunque el objetivo principal siempre es el Mundial, el camino no es nada fácil, y una vez más quedó demostrado.

Archivado en: , , , , , , , ,

 

 

Opinión