442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
23/07/2016

Gerardo Werthein: “Vamos por más podios”

Para Weerthein la Argentina va mucho mejor preparada a estos Juegos que en Londres 2012. / Prensa COA.

El presidente del Comité Olímpico Argentino destaca la preparación de los deportistas que irán a los Juegos de Río y se entusiasma con sumar logros.

A menos de dos semanas para la bandera de largada de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, el presidente del Comité Olímpico Argentino (COA), Gerardo Werthein, trazó un balance sobre la actualidad del deporte, resaltó el rol del Ente Nacional de Alto Rendimiento (Enard) en la preparación de los deportistas de elite y analizó las chances de la delegación argentina.

—¿Cuáles son sus expectativas para Río?
—Sinceramente, muy buenas. Cuando estás frente a un Juego Olímpico, la pregunta casi natural que surge es la del número de podios que se pueden alcanzar. Y la Argentina, por el momento que atraviesa y por la cantidad de deportistas individuales y por equipo que lleva a Río, está tranquilamente en condiciones de aspirar a más de un podio.

Ahora, con una mejor preparación y una mayor cantidad de deportistas, estamos mejor que entonces (N de R: en esa edición, la Argentina obtuvo un oro, una plata y dos bronces), por lo que nuestras expectativas crecen de manera casi lógica.

—Desde su creación, en 2009, Enard cumple su primer ciclo olímpico completo. ¿Qué balance hace?
—Estamos muy satisfechos. Los objetivos que nos trazamos se cumplieron. Por lo pronto, elevamos la cantidad de deportistas de 138 a 213 para Río, lo que constituye un récord histórico, ya que se iguala a la delegación más numerosa que presentó Argentina (lo había hecho en Londres 1948).

Pero más allá de lo numérico, muy conforme porque iremos con una delegación balanceada, con un 30% de deportistas que están en el tramo final de su carrera, un 40% que está en su apogeo y un 30% para el que será su primera experiencia. Muchos de los que irán a Río son hijos del Enard, como Fernanda Russo, que con 15 años ganó la plata en Toronto y será una de nuestras representantes.

Antes, los atletas llegaban a los Juegos en condiciones más que básicas. Hoy podemos afirmar que van preparados como deportistas del Primer Mundo. Pero a pesar de que tenemos más que antes, el presupuesto entre el Enard y la Secretaría de Deportes sigue siendo exiguo en comparación con el de otros países.

—¿Qué debe mejorar de aquí en más el Enard?
—En principio, hay que ver cuál es la mejor manera de acompañar la carrera de cada deportista a través de becas y viajes. La mejor manera sería agilizar el mecanismo para otorgarlas de acuerdo al momento que atraviese cada deportista. Es esencial seguir ampliando la base de los beneficiarios del seguro de salud, pero recordemos que los deportistas no tienen ni obra social ni protección médica.

—¿Los pasos a seguir por el Comité Olímpico son construir un clon del Enard en el interior y transformar la Secretaría en Ministerio?
—El mundo va hacia eso. El deporte ya es la quinta economía y debe tener su contrapartida. A través de él, tenemos presencia permanente en todo el planeta; entonces, es importante que, así como hay un Ministerio de Turismo y uno de Cultura, haya uno del Deporte porque sería una señal que le daría Argentina al mundo sobre la importancia que le da al deporte.

Lo del clon del Enard es algo que estamos evaluando porque nos la pasamos hablando de federalismo en el deporte argentino pero la infraestructura está en Buenos Aires. Hacerlo significaría, en primer lugar, mejorar mucho el desarrollo del deporte a nivel país, pues se trataría de un organismo que se financiaría con un mecanismo de recaudación que aún no definimos. Hay varias alternativas, y es necesario que tenga un tope para que tampoco sea un presupuesto que no tenga techo.

La idea es que se gestione entre la secretaría y el COA. Para llevarla a cabo, tenemos que armar un plan de desarrollo nacional para entender cuáles son los lugares en todas las regiones del país donde tiene que haber un centro. Lo segundo es qué tiene que contener ese centro, porque sería inútil construir una pista de esquí en Salta o una pileta abierta en Ushuaia, sin saber cuánta gente las usará. Sea como fuere, todo esto hay que ejecutarlo rápido. Todos los dirigentes ponen lo mejor, pero a veces no alcanza. Debemos incentivar la profesionalización, pero que no sea electoral. Si tenemos a alguien que maneja una asociación, lo deseable es que trabaje para ella y se reelija el resto de la comisión directiva. En el deporte no podemos cambiar cada cuatro años, necesitamos cierta estabilidad.

Un problema menos. Un gran dolor de cabeza para el COA de cara a los Juegos Olímpicos fue el problema que tuvo la AFA para juntar a los 18 jugadores para ir a buscar la tercera medalla de oro a Río.

Werthein lo describió muy gráficamente: “Fue muy duro el trabajo de enfocar a la AFA para que finalmente formáramos un equipo. Cuando dijimos que había chances del 50% de no concurrir, era cierto. Y acá trabajamos codo a codo con (Carlos) Mac Allister (secretario de Deportes de la Nación) para que los clubes cedieran a los jugadores”.

A la hora de buscar los errores del proceso de selección, el exitoso empresario de las telecomunicaciones aseguró: “Esto se debió planificar desde el año pasado, a los jugadores que íbamos a convocar para el seleccionado olímpico. La crisis y el caos que hubo en la AFA en este último período impidió hacerlo porque no había liderazgo”.

Y agregó: “Hoy se designó a Armandao Pérez, una persona responsable, con un buen trabajo en Belgrano, y creo que con este nuevo equipo lo único que vamos a hacer nosotros es ayudar y ponernos a disposición para que el fútbol vuelva a ser una federación normal, clara y transparente”.

(*) Nota publicada en la Edición Impresa del Diario Perfil.

Archivado en: , , , , , , , , , ,
Aparecen en este artículo:

 

 

Opinión