442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
04/08/2016

Manu Ginóbili: “Nunca pensé que estaría en Río”

Manu Ginóbili, uno de los mejores deportistas argentinos de toda la historia. //Telam

El mejor basquetbolista argentino de la historia dialogó con 442. Sus sensaciones de vivir un nuevo Juego Olímpico y la ilusión de medalla.

Primero mira hacia los costados, disfruta de los aplausos que retumban en la Arena 3 del Parque de los Atletas al finalizar el entrenamiento. Espera a que termine de decir unas palabras el entrenador Sergio Oveja Hernández y levanta el dedo pulgar. Sus compañeros quedan hipnotizados como lo hacen los rivales siempre que frota la lámpara con la pelota naranja en la mano. Con la mirada de todos en él, Emanuel Ginóbili se tomó un segundo y empezó su discurso: “Quiero decirles unas palabras, especialmente a los más jóvenes. Esto es re lindo. Disfruten lo que ven a su alrededor. No se acostumbren a esto porque nunca se sabe si lo van a poder volver a vivir”. Terminó de hablar y se enfrentó a los micrófonos para decir muchas cosas. Allí estuvo PERFIL.

-¿Qué se siente entrar de nuevo a una Villa Olímpica, con dos medallas adentro y por cuarta vez?

-Un enorme placer, honor. Somos muy privilegiados. Hay atletas que luchan toda su vida para estar en uno y pasan un montón de frustraciones y nosotros cuatro será la cuarta vez que estamos acá. Si estamos es porque nos gusta, porque lo disfrutamos, porque es un gran placer y la verdad que entrar a la Villa y ver ya las banderas, la comunidad del mundo deportivo es hermoso. Estoy feliz de estar acá.

-Ibas a jugar el Mundial de España y no pudiste. ¿Pensaste en ese momento que llegarías acá?

-No. La realidad es que no. No porque no hubiese querido, porque todo el mundo sabe lo que siento por los Juegos Olímpicos. La realidad es que pensé que iba a estar retirado. Entonces, viste, uno no sabe cómo es la situación, no quiere generar expectativas, no quiere autoilusionarse. Entonces por eso dije que había grandes chances de que no jugara más. Pero una vez que seguí compitiendo, que me seguí sintiendo útil a mi equipo, sano y disfrutando el juego, no había dudas. El tema era llegar a ese momento.

-¿Cuán importante es ensamblar de jugadores jóvenes y ustedes para que no recaiga tanto el juego en ustedes?

-Su rol es fundamental. Lo hablamos bastante y lo están empezando a entender. Tenemos a Facu (Campazzo) y a Nico (Laprovittola) que son el nexo con los jóvenes, y son fundamentales en este equipo y los necesitamos. Esos hacen de pegamento entre las dos generaciones, sectores etarios del grupo. La realidad es que estamos bien, entrenamos bastante. Nos estamos acostumbrando a jugar juntos. Los jóvenes se están sacando la timidez. Nosotros estamos conociéndolos más. Va queriendo. Hay que ver qué pasa el 7.

A la hora de hablar del cambio generacional dentro del equipo, el 5 de la Selección es tan claro como dentro de la cancha. “Yo era profesional cuando alguno de estos nacía. Ayer comentábamos si alguno se acordaba del Mundial 1998. Ninguno lo vivió, tenían 4, 5 o 6 años y yo ya estaba ahí. Es un cambio distinto y se lo vive con mucha mas tranquilidad y disfrutándolo de modo distinto”. Y a la hora de hablar de Río 2016 aseguró: “Los más viejos somos privilegiados y tenemos suerte de haber vivido cuatro veces en un Juego Olímpico, estar sanos, y seguir siendo atletas activos y profesionales que puedan darse el lujo de estar acá”.

-¿Qué te pareció la Villa?

-Estamos un poco más cancheros que los nuevos, pero por ver las mismas caras con las que te ves cada cuatro años. El comedor. El ambiente de la delegación argentina. Todo es un gran placer. ¿Las diferencias con las anteriores? Llego en un momento similar al de Londres. Un poco mejor psicológicamente. Estoy mucho más tranquilo, viviendo el deporte como algo distinto a lo que vivía. Entré a disfrutarlo de una manera distinta. Este es definitivamente el último (risas) y estoy seguro. Con 39 no es lo mismo que con 35.

-En lo deportivo, y visto en los amistosos, ¿llegan mejor de lo que esperaban?

-La verdad es que estamos mejor de lo esperado. No se sabe qué va a pasar el 7 (día del debut con Nigeria), pero a este momento, si alguien me decía que íbamos a ganar cuatro de los últimos cinco partidos en Argentina, les hubiera dicho que estaba loco. Pero se ganó y se jugó bastante bien. Ahora está en nosotros no ser un poquito cancheros y pensar que está todo bien y que somos favoritos de nuevo. Somos los mismos que hace diez días. Simplemente ganamos, ante equipos que venían de Europa y que no le dieron tanta importancia y por ahí no jugaron bien o lo que sea, pero no suma para nada para lo que viene ahora.

-¿Le diste algún consejo a Scola para la ceremonia de apertura?

– Ser abanderado es increíble. Lo viví en 2008 y fue un momento muy emocionante, Sentirte la cabeza de un país en un evento como este es espectacular. Aún Luis no se da cuenta lo que está pasando, hasta que estemos a punto de entrar. Ahí es cuando me pegó a mí y no sabía qué hacer de la felicidad, el orgullo. Se te infla el pecho.

La charla termina y Manu no podía no hablar de las medallas conseguidas y la medalla que parece una utopía en Río: “Atenas y Beijing son dos de mis logros más importantes de mi carrera. Fueron ambas experiencias impresionantes. Algo muy duro de conseguir y haber tenido la oportunidad de conseguirlo dos veces, es increíble. ¿Si es imposible en Río? Sé que no es muy probable, pero lucharemos por ella. Si hay una chance, pelearemos por ella, pero no somos los candidatos”. Ginóbili. Siempre Ginóbili.

(*) Enviado especial a los Juegos Olímpicos.

Archivado en: , , ,
Aparecen en este artículo:

 

 

Opinión