442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
14/09/2017

Boca festeja otro aniversario de la primera Libertadores

El equipo de Boca Juniors que levantó la primera Copa Libertadores. // Archivo Boca

Como si fuera el primer amor, los hinchas Xeneizes celebran hoy otro aniversario de la obtención de la Copa Libertadores. Reviví todos los detalles de esa noche mágica.

Tal como si se tratara del primer amor, ese que nunca se olvida, los hinchas de Boca Juniors hoy celebran los 40 años de la obtención de la primera Copa Libertadores. Un trofeo que le era esquivo al club de la Ribera desde 1963, cuando perdió la final a manos del Santos de Pelé.

El 14 de septiembre de 1977 Boca Juniors tuvo su gran revancha. Alzó la Copa Libertadores por primera vez, luego de ganar por penales el partido desempate frente al Cruzeiro de Bello Horizonte.

El match se disputó en el Estadio Centenario de Montevideo, después de perder el partido de vuelta frente al equipo brasileño el domingo 11. El partido de ida, en tanto, disputado en la Bombonera, había terminado 1-0 a favor de Boca. El equipo de Juan Carlos Toto Lorenzo formó con Gatti; Pernía, Tesare, Mouzo y Tarantini; Benitez, Suñe y Zanazbria; Mastrangelo, Veglio y el mendocino Feldman.

El martes 13 Montevideo amaneció virtualmente tapada por la neblina, que se mantuvo durante todo el día. Esa situación obligó a los directivos de ambas instituciones a postergar 24 horas el partido.

La noche del miércoles 14 la tribuna América del estadio montevideano se mostró repleta de hinchas xeneizes que se batían a duelo de cantos contra los hinchas de Peñarol y Nacional que alentaban a los brasileños, que casi no habían llevado simpatizantes. Tras el empate en cero, tanto en el tiempo reglamentario como en el suplementario, todo se dirimió desde los doce pasos. Boca se impuso 5-4 después de que Hugo Orlando Gatti, El Loco, le atajara el último penal de la serie a Vanderley.

Consultado por la prensa, Gatti no se cansó de repetir una y mil veces su gran atajada, la que le valió a Boca la primera Copa Libertadores. “Voy a ser sincero porque a esta altura del partido no estoy para chistes. La pelota me pegó. Me tiré y me pegó. Vanderley le dio justo a mi izquierda y ganamos la Copa”. Según cuenta la historia, esa noche Gatti atajó con unos guantes que se los había regalado Heber Mastrangelo, que años atrás habían pertenecido a Amadeo Carrizo. “Tomá usalos en la final, nos van a dar suerte”, aseguran que dijo el Heber quienes presenciaron ese momento. Y vaya que dio resultado ese regalo.

Tras la victoria, y con La Copa en la mano, y en alto, la noche montevideana se prolongó durante el día siguiente en las calles de La Boca y en cada rincón del país donde hubiera un fanático de la camiseta azul y oro. En definitiva, una noche que perdurará por siempre en la retina de quienes coparon Uruguay por 24 horas, y en el corazón de quienes lo sufrieron, y sufrimos, al verlo por televisión, en blanco y negro, claro.

Autor: Claudio Corsalini

Archivado en: , , , , , , , ,
Clubes:

 

 

Opinión