442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
04/07/2018

Barcelona: escuchas y un supuesto trasplante ilegal

El ex defensor francés, Éric Abidal, y el ex presidente del Barcelona, Sandro Rosell, envueltos en un escándalo. / La Vanguardia

El club salió a desmentir la información de unas intervenciones telefónicas al ex presidente del Barsa, Sandro Rosell, sobre el trasplante de hígado que recibió el defensor francés.

El FC Barcelona se vio obligado este miércoles a desmentir haber obtenido un trasplante ilegal para su ex jugador y actual director deportivo, el francés Éric Abidal, que padeció cáncer de hígado.

“Ante las informaciones publicadas hoy en relación al trasplante al que fue sometido el actual secretario técnico del primer equipo de fútbol Éric Abidal, el FC Barcelona desmiente rotundamente cualquier hecho irregular”, escribió el club en un comunicado.

Según un artículo del diario digital El Confidencial publicado el miércoles de madrugada, unas escuchas telefónicas al ex presidente del club Sandro Rosell, implicado en varias causas judiciales, daban a entender que el club había obtenido ilegalmente un hígado para su exjugador.

 

Las Intervenciones telefónicas datan de abril de 2017 y, según El Confidencial, “han permitido descubrir ahora que el episodio de la donación habría tenido un trasfondo más siniestro”. Agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil se toparon durante la investigación contra Rosell por blanqueo de capitales con cuatro conversaciones telefónicas entre el exdirigente blaugrana y uno o varios colaboradores, en las que se reconoce de forma expresa la “compra de un hígado ilegal” para el jugador francés y se insinúa que la donación del supuesto primo fue un invento para evitar un escándalo.

Según el interlocutor desconocido, Bartomeu le dijo que el defensa galo era un “hijo de puta” por criticar a su antecesor. Es en ese momento cuando el autor de la llamada le cuenta a Rosell: “Vamos a ver una cosa, es que no [inenteligible], Sandro… es que va contra nosotros [Abidal, se entiende]… a este tío le compramos un hígado ilegal”. Rosell reaccionó a esa grave afirmación con un sonido transcrito por los investigadores como un sencillo “ummm”. Su intelocutor siguió: “Y vendimos que era del primo, ¡que era del primo! Le pagamos dos años de contrato, lo que le quedaba”. A esta segunda revelación, Rosell ya respondió con un triple “sí”, corroborando presuntamente la veracidad de los hechos. Después, el diálogo discurrió sobre otros asuntos sin interés para la causa.

Abidal se sometió a un trasplante de hígado en abril de 2012 en el hospital Clínic de Barcelona y pudo volver a jugar un año más tarde.
La justicia investigó durante un año un posible delito de tráfico de órganos pero archivó la causa por falta de pruebas, aseguró a la AFP una portavoz del tribunal de Barcelona.

“No se puede acreditar, no se encuentra ninguna prueba, ningún indicio que permita sostener la acusación contra nadie”, aseguró esta portavoz.

El hospital Clínic, uno de los más prestigiosos de Barcelona, aseguró en un comunicado que el trasplante “se efectuó en el momento que se completaron todos los pasos previstos en la normativa legal y con las aprobaciones pertinentes”.

También la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), dependiente del ministerio de Sanidad, dijo que el proceso se hizo de acorde “con la legislación vigente y los protocolos clínicos habituales” aunque anunció la apertura de una investigación del caso a raíz de la publicación del artículo.

Fuente: NA y El Confidencial

Archivado en: , , , , , , , ,
Clubes:

 

 

Opinión