442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
01/09/2018

Del Potro ruge en el US Open y ya está en octavos

Del Potro festeja y sigue adelante en el US Open.

El argentino venció a Fernando Verdasco en tres sets 7-5, 7-6 (8-6) y 6-3, en casi tres horas de juego. En el segundo set se enojó con un hincha que cantó mala una pelota.

Juan Martín del Potro, tercer cabeza de serie del torneo, derrotó este viernes en tres sets al español Fernando Verdasco (N.31) y avanzó a octavos de final del Abierto de Estados Unidos.

Contrariado en el segundo set por un altercado con un aficionado, Del Potro impuso su jerarquía y terminó imponiéndose en casi tres horas por 7-5, 7-6 (8/6), 6-3.

«Estar en una cuarta ronda de otro Grand Slam es importante para mí y me siento bien. Si el físico me sigue acompañando, ojalá que pueda seguir de esta manera», señaló ante la prensa luego del duro choque con el español. En cuarta ronda espera a Del Potro el croata Borna Coric (N.20), que se deshizo a su vez del ruso Daniil Medvedev por 6-3, 7-5, 6-2.

«Va a ser difícil, creo que el partido cuanto más largo sea más le va a favorecer a él, es muy sólido. No tiene un gran tiro pero son todos muy buenos y es difícil encontrarle el hueco», apuntó Del Potro sobre su próximo rival.

luego de ganar el primer set, en el segundo Del Potro parecía camino a consolidar esa supremacía, pero un aficionado cantó una bola fuera cuando ésta había entrado, y el argentino se enojó y perdió ese juego con su saque. Luego se sentó en una esquina, miró al público, se dirigió al juez de silla e intercambió con él durante unas palabras, diálogo que terminó con el árbitro pidiéndole al público que por favor se mantuviera en silencio y no opinara sobre si las bolas iban dentro o fuera.

«El fan me grita mala y como estaba en primera línea yo pensé que había sido el juez de línea. Fue mi error desconcentrarme y enojarme», admitió luego. En ese áspero segundo set, el argentino llegó a tirar tiró la raqueta, un gesto infrecuente en su comportamiento, hasta que el tie break se definió con un puntoq ue Del Potro celebró con rabia, conocedor de la importancia de ponerse 2-0 cuando se había pasado la última hora pensando en otra cosa. Y ya en el tercer set, le quebró el saque a Verdasco en el cuarto game, para encaminarse a la victoria.

Archivado en: , , ,

 

 

Opinión