442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
11/04/2019

Superliga continúa con los viejos vicios de la AFA

Mariano Elizondo, titular de la Superliga. //NA

El fútbol argentino no logra salir de la improvisación y los problemas organizativos continúan. ¿Herencia o incompetencia?

¿En la AFA hay una elección con votantes impares que termina empatada? ¡Superliga! ¿Debe entrar en acción una Comisión Normalizadora porque todo es un descontrol? ¡Superliga! ¿Di María se lesiona siempre antes de los partidos decisivos? ¡Superliga!

Como un pastor evangélico, la Superliga llegó para solucionar los problemas del fútbol argentino. Por lo menos, los organizativos. Se acabó la improvisación. Los papelones serán cosa del pasado. Basta de ser el hazmereir del mundo del fútbol. Una entidad con sede en Puerto Madero y con un Comité Ejecutivo liderado por un Ceo no puede fallar. ¿No puede?

El miércoles anunciaron el formato del torneo que se disputará después del parche de la Copa de la Superliga y del parate por la Copa América: serán 23 fechas que ocuparán el segundo semestre, entre agosto y diciembre, para que el campeón levante la copa a fin de año. Pero no pasaron ni 24 horas que ya lo cambiaron. Va de vuelta: el miércoles lo anunciaron y el jueves lo tuvieron que modificar. ¿El motivo? No habían contemplado que por las elecciones nacionales habrá dos domingos sin actividad, tal vez tres en caso de que haya ballotage. Y algo más: habrá fechas FIFA en septiembre, octubre y noviembre, y los clubes que ceden jugadores a las distintas selecciones no quieren disputar partidos en esas semanas. Estas eventualidades obligaron a correr las fechas y ante la imposibilidad de jugar entre semana por la Copa Argentina y los torneos internacionales, la finalización del nuevo torneo se desplazó hasta marzo de 2020.

Ojo, tampoco hay que ser tan ingrato: en el ascenso el papelón fue mucho más vergonzoso. La AFA modificó el reglamento para que ascendieran cinco equipos en lugar de dos, decisión que tomaron mientras se disputaba el torneo. Una alteración sobre la marcha, a mitad de camino. Decir que fue un bochorno inexplicable es poco. La gente de la Superliga por lo menos tiene el decoro de hacer los papelones antes de que comiencen los torneos. Algo es algo.

Archivado en: , , , ,

 

 

Opinión