442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
06/07/2019

Gareca, el autor de un hit que retumba en la AFA

Ricardo Gareca llevó a Perú a la final de la Copa América de Brasil. / AFP

(*) Por Manuel Cabello Dujo | El extraordinario ciclo del técnico al frente de Perú expone aún más las desprolijidades en la Selección argentina. Claves del éxito.

En los cuatro años que lleva al frente de la selección, Ricardo Gareca devolvió a Perú a un Mundial tras 36 años de ausencia y la clasificó para la final de la Copa América 2019. En ese tiempo, cuatro técnicos pasaron por el banco de la Argentina y ninguno logró darle a Lionel Messi la ocasión de levantar un título.

La selección mayor argentina no gana un título desde 1993. Más de un cuarto de siglo de sequía, demasiado tiempo para un país que vive el fútbol como una religión y para uno de los equipos más populares del planeta.

La angustia por esa falta de resultados puede explicar en parte la espiral autodestructiva en la que parece inmersa la Selección argentina, donde solo valen los resultados inmediatos, sin que éstos lleguen y sin consolidar un estilo de juego que haga reconocible al equipo.

Lee también: Pipo Gorosito pidió a Gareca para la Selección

Desde que en Ecuador 1993 Oscar Ruggeri levantó la última Copa América ganada por Argentina, dirigida por Alfio Basile, catorce técnicos han pasado por el banco albiceleste, cuatro en los últimos cuatro años: Gerardo Martino, Edgardo Bauza, Jorge Sampaoli y Lionel Scaloni.

Cambio de mentalidad. En este tiempo, Gareca les inculcó una mentalidad ganadora a los futbolistas peruanos y construyó un equipo con un modelo de juego reconocible, basado en el toque del balón, la asociación en ataque, la solidez defensiva y un gran despliegue físico.

“Es extraordinario trabajar con Gareca. Es una gran persona. Como entrenador, estratega, es un tipo que conversa mucho. Entiende mucho al jugador. Da mucha confianza. Te motiva mucho antes de los partidos. Eso a uno le gusta. Creo que ha podido cambiar un poco el pensamiento, el chip peruano”, resumió Paolo Guerrero en 2017.

Los resultados no tardaron: tercer puesto en la Copa América 2015, regreso a un Mundial tras 36 años de ausencia y clasificación para una final continental, 44 años después de la última disputada por la Blanquirroja.

“Son cuatro años al mando de la bicolor, tiempo suficiente para consolidar una idea del juego y llevar a escribir un nuevo capítulo de su historia, pero esta vez compuesta por ilusión y mucha alegría”, destacó el diario La República al día siguiente de la victoria 3-0 contra Chile que clasificó a Perú para la final de la Copa América que va a disputar mañana contra Brasil en el Maracaná.

Lee también: Claudio Tapia habló de injusticias en la Copa América

Sobreponerse a las adversidades. “Nos tocó atravesar momentos duros en la Copa y llegamos por méritos propios a la final, nos supimos sobreponer a una adversidad importante como fue esa derrota ante Brasil, que predispone mal y produce un movimiento y críticas fuertes”, admitió el técnico tras eliminar al bicampeón.

La paciencia y la confianza parecen dar resultados a Perú. La tuvieron los dirigentes con el técnico cuando los resultados no llegaban y la demostró el entrenador con sus jugadores. Pero paciencia y confianza son dos palabras que parecen haber desaparecido del diccionario del fútbol argentino. La prensa ya especula con el futuro de la Selección. Entre otras cosas, porque los técnicos argentinos que están triunfando con sus clubes no parecen dispuestos a sentarse en la silla eléctrica en que se ha convertido el banco albiceleste.

Una parte de la prensa señala que el próximo seleccionador de Argentina podría ser… Gareca. Hace un año, tras el Mundial, se había postulado, pero la llamada de la AFA no llegó. ¿Sonará esta vez el teléfono?

Todo listo para la final. A un día de encontrarse en el Maracaná de Río de Janeiro para disputar la final de la Copa América, el favorito Brasil y el sorprendente Perú preparan la estrategia para quedarse con el título. Brasil, ocho veces campeón de la Copa América, ya se encuentra instalado en la Granja Comary, su centro de entrenamientos en Teresópolis, a unos 100 km de Río de Janeiro.

Perú, dos veces ganador del torneo continental, en 1939 y 1973, arribó la noche del jueves a la Cidade Maravilhosa desde Porto Alegre, donde un día antes se dio el gustazo de golear 3-0 a su archirrival Chile en semifinales, en un Clásico del Pacífico que entrará en los anales del fútbol peruano.

Para Everton, la revelación barsileña que está haciendo olvidar al lesionado Neymar, la clave de Brasil pasa por mantener “el ADN del fútbol brasileño”. El delantero advirtió, además, que la goleada 5-0 que Brasil le aplicó a Perú en la fase de grupos no cuenta de cara a la final de mañana.

(*) Esta nota fue publicada en el Diario PERFIL.

Archivado en: , , , , , , ,
Aparecen en este artículo:

 

 

Opinión