442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
10/07/2017

Gustavo Fernández es el número uno del ranking

Gustavo Fernández saca durante un partido de Wimbledon de tenis adaptado / Paradeportes

Un ejemplo de talento y superación: por primera vez en la historia, un tenista argentino llega a lo más alto de la clasificación. Su mensaje de agradecimiento.

Gustavo Fernández vive un momento inigualable para cualquier deportista: a partir de hoy el cordobés figura en la cima del ranking ATP de tenis en silla de ruedas, algo que (polémicas al margen) ni siquiera la leyenda Guillermo Vilas logró alcanzar.

A la espera de su debut en el césped de Wimbledon, donde ya fue campeón en dobles hace dos años, el cordobés compartió su felicidad a través de sus redes sociales en un mensaje sentido y lleno de agradecimientos para familiares, amigos y entrenadores que lo acompañaron a lo largo de su carrera y de su vida: «Llegar a numero 1 del mundo no se llega solo».

Tenía pensado describir punto por punto, lo difícil y sacrificado que fue el camino hasta llegar acá. Decidí que no lo necesito. Mi alma lo sabe, está en paz. La gente que me acompañó durante todos estos años lo sabe, y su orgullo me llena. Por eso simplemente quería tomarme el tiempo de agradecer. Llegar a numero 1 del mundo no se llega solo. Por eso quiero agradecerle a mi familia, que desde el primer momento confiaron ciegamente en ese niño hiperactivo e hincha pelotas y movieron cielo y tierra para que pudiese intentar cumplir su sueño de ser profesional. Apoyaron cuando lo necesitaba, alentaron, me levantaron, me ubicaron cuando hizo falta, acompañaron, en todos y cada uno de los momentos. A mi equipo de trabajo, empezando por Roberto Fresta que abrió la cabeza y me aceptó sin dudas en su academia cuando era chico. A Juan Carlos Varela, Elvio Rosso, a Mabel Domingues, el Sopa Bennedetti, Betina Fulco, Ivana Madruga, a Gody, al Marcelo Calderon, a mi tio el Poli, al Fede Trabuco, a AATA. Todos y cada uno de ellos formaron parte del camino, aportaron cada uno desde su lugar y se agradece mucho. A mi equipo como profesional, Matias Tettamanzi, estando presente en todo, porque no sé cómo pero está en todo, y me ha llevado a superarme físicamente cuando por ahí muchos creían que no se podía . A Fernando San Martin, loco de mierda, apasionado y enfermo como yo por los deportes, justo el entrenador que necesitaba para explotar mis capacidades. Me ha llevado al límite desde el principio, me ha hecho hacer cosas que nadie creía capaz, y me ha hecho superar en todo aspecto profesional de mi. Peleamos mucho, trabajamos mucho, renegamos mucho, compartimos mucho, tantos momentos buenos como malos, y llegamos hasta acá juntos. Nadie nos puede decir que no trabajamos para esto, porque vos y yo tenemos bien claro cuanto nos costó llegar acá. Particular gracias al Enard, que generó oportunidades, me apoyó en toda mi carrera profesional, y ha dado la posibilidad de que esto suceda, porque si no fuese por ellos, esto no se hubiese concretado. Como dije, a lo mas alto no se llega solo. Somos tantos que espero no olvidarme de nadie. Y gracias a todos por el apoyo de siempre.

Una publicación compartida de Gustavo Fernandez (@gustifernandez4) el

En esta temporada, Fernández fue campeón del Abierto de Australia y perdió la final en Roland Garros (certamen en el que se impuso en el 2016). También ganó el Super Series de Francia y se quedó con los torneos de Melbourne, Corea y L’Ille De Ré. Entre otros logros, el cordobés también cuenta con tres medallas en Juegos Panamericanos.

El tenista oriundo de Río Tercero sufrió un infarto medular cuando tenía apenas un año y medio, lo que lo dejó discapacitado de la cintura para abajo. Comenzó a practicar tenis a los seis años y a los 12 comenzó su carrera profesional, cuando se inscribió en la Asociación Argentina de Tenis para ser jugador junior. Además, el año pasado fue el abanderado de la delegación argentina en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro.

Archivado en: , , , , , , ,

 

 

Opinión