442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
17/03/2019

Goycochea: de conocer a un narco a cenar con Yabrán

Sergio Goycochea, un arquero que mamó la Selección inspirado por la figura de Bilardo. // Foto: Instagram.

El exarquero relató increíbles momentos que vivió por el fútbol en su paso por Colombia. Además, recordó la invitación que le hizo el oscuro empresario. Video.

Si la vida de cualquier persona puede ser impredecible, mucho más puede serlo la de un futbolista, que de un día para otro una lesión propia o de un compañero, una transferencia, un partido o sólo una jugada pueden cambiar su rumbo para siempre.

Un ejemplo inmejorable de esto es Sergio Goycochea, que se convirtió en héroe nacional en el Mundial de Italia 1990 y casi 30 años después los fanáticos del fútbol se siguen emocionando con sus penales atajados a Yugoslavia e Italia. El exarquero fue uno de los invitados de Andy Kusnetzoff en el programa Podemos Hablar y además de recordar sus hazañas repasó otras anécdotas no tan conocidas pero igual o más jugosas.

La primera fue sobre su paso por Colombia cuando atajó en Millonarios y conoció a un peligroso narcotraficante y la segunda cuando cenó con Alfredo Yabrán sin saber de quién se trataba.

Un partido peligroso. “Un día fuimos a jugar a la casa de una persona que supuestamente era hincha de Millonarios, y era Gonzalo Rodríguez Gacha, del cartel de Bogotá. El narcotráfico estaba metido en el fútbol en una Colombia que estaba sumergida en su peor crisis. A la distancia decís ‘qué me tocó vivir y no me di cuenta'”

Una fanática especial. “Cuando yo jugaba en Racing, un día viene el presidente y me dice ‘hay una persona que tiene una hija que está enamorada de vos y que quiere que vayas a comer a la casa’. Comimos un asado, súper agradable la familia, una cosa muy íntima la hija con las amigas, fui a la habitación de la chica, tenía todos posters míos. Me hicieron un regalo (una medalla de oro) que más allá del valor monetario, tenía un valor afectivo. Me despedí, todo bárbaro y tres años después cuando salta todo lo de Yabrán me entero porque yo dejé una camiseta de regalo y él declara que era lo que guardaba con más afecto. Ahí me enteré que estaba comiendo con Yabrán”.

IP

Archivado en: , , , , , , ,
Aparecen en este artículo:

 

 

Opinión