442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
27/08/2019

Higuita recordó su amistad con Pablo Escobar

René Higuita, un emblema del fútbol colombiano, y viejo conocido de Pablo Emilio Escobar Gaviria / Captura.

El mítico arquero del fútbol colombiano estuvo ligado al jefe del cartel de Medellín. Aún hoy dice que no se arrepiente: «Tuve muchos amigos narcotraficantes».

René Higuita, uno de los futbolistas más representativos del fútbol sudamericano en los ochenta y noventa, rememoró la relación de amistad que mantuvo durante varios años con el emblemático jefe del cartel de Medellín, Pablo Emilio Escobar Gaviria.

Fue en una entrevista que le concedió a la revista BOCAS. En 1993, el ex arquero pasó nueve meses en prisión, señalado como cómplice del líder narco.

«Yo fui poco amigo de Pablo Escobar, pero con en ese ‘poco amigo’, todos quisieran tenerme a mí de amigo. De hecho, el que me quedó de amigo fue don Roberto Escobar, el hermano, pero precisamente como por ese agradecimiento», dijo el campeón de América con Atlético Nacional.

Lee también: Aquella final de Pablo Escobar, Higuita y un árbitro argentino

«Pablo Escobar era conocido, llegó hasta el Congreso y después, cuando ya sale de allá, sale a la clandestinidad y va a la cárcel, resulta que ya nadie lo conocía. Ya no era político, ya solamente era narcotraficante y nadie tenía que ver con él. Entonces yo, que en ese momento era como esa figura de Colombia, digo: ‘¡Hombre!, ¿a una amistad sí se le puede pagar de esa manera?’. Entonces, yo me llené como de la parte más humana y pensé cómo la cárcel lo deja a uno solo», agregó.

Higuita visitaba a Escobar en La Catedral, una cárcel cerca de Envigado que Escobar había montado con lujos y excentricidades para su estadía. Allí estuvo un año, entre 1991 y 1992.

«Cuando salí de la visita de La Catedral, alguien de RCN me preguntó que si yo era amigo, y yo les dije que sí. Es que uno no puede cambiar los principios de amistad. Yo conocí muchos amigos y muchos han sido narcotraficantes y yo no puedo cambiar, mi corazón no cambia eso. Conocí los paramilitares, conocí también la guerrilla, y de corazón, lo que ellos me contaron, me da para respetarlos, así como ellos me respetan. Esa ha sido mi esencia, y le hablo de los grupos más representativos y delincuentes. Entonces, por eso vivo tranquilo, vivo en paz y soy el amigo de todos”, explicó el autor del célebre escorpión, aquella jugada que inmortalizó en un amistoso ante Inglaterra en Wembley.

Lee también: El día que Pablo Escobar pensó en asesinar a Ricardo Gareca

Higuita sería detenido en 1993, apuntado por la justicia colombiana como mediador en el rescate de la hija de Luis Carlos Molina, secuestrada por el cartel de Medellín. La presión de sus compañeros de la selección, y de la sociedad en general, terminaría forzando su liberación nueve meses después de haber ingresado a prisión.

«Usted me entrega a Pablo Escobar y no tiene delito. Usted es una persona conocida, querida, y lo que usted hizo le da para siete años», asegura que le decían los policías.

«Era el desespero para dar con Pablo, porque habían hecho una cantidad de cosas, y nada. Entonces, se supuso –o se supone– que yo soy muy amigo de Pablo Escobar, y eso quedó en la mayoría de colombianos. Me llevaron para Bogotá: dos helicópteros, esposado, yo con una pierna enyesada, el peor delincuente, y los titulares eran que yo era el secuestrador», cerró.

AM

Archivado en: , , , , , , , , , , ,
Aparecen en este artículo:

 

 

Opinión