442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
14/11/2012

Más deportes

Los últimos cartuchos de Marcos Milinkovic

Milinkovic, con el trofeo del segundo puesto de la Copa Máster. / Gentileza: www.buenosairesunidos.com

A los 40, uno de los más grandes jugadores de vóley encara su temporada final en Buenos Aires Unidos. Su sueño de dirigir a la Selección. Fotos.

A los 40 años Marcos Milinkovic sigue rematando de la misma manera que lo hacía en su época dorada con la Selección o en las poderosas ligas de Brasil o Italia. Con la camiseta naranja de Buenos Aires Unidos, uno de los máximos referentes a la hora de hablar de vóley encara su última temporada como jugador “feliz y motivado”.

“Me estoy sintiendo muy contento por el nivel que tuve en este arranque y en la Copa ACLAV. Ojalá lo pueda mantener junto al equipo. Estoy muy motivado porque es mi última liga y la quiero pasar bien en el final de carrera”, le dijo a 442 el opuesto de 2.05 metros que fue figura en los triunfos del equipo marplatense en el arranque de la Liga Argentina ante Untref y Boca.

Según Milinkovic, esta edición de la Liga va a ser “la mejor de todas” por la llegada de apellidos ilustres y los rivales a vencer serán Bolívar (el más ganador) y UPCN, último bicampeón. “Nosotros estamos para pelearle de igual a igual a cualquier equipo. Lo demostramos en los torneos que jugamos, y ya le ganamos a Bolívar y a UPCN jugando realmente bien”, indicó.

Su futuro como DT. A una temporada de dejar las canchas, Milinkovic no quiere pensar más allá, aunque tiene en claro su porvenir. “La idea es dirigir una vez que me retire. Ya hice el curso hace algunos años así que quiero seguir estando junto al vóley”, dijo Marcos, que contó que sueña con algún día poder dirigir a la selección argentina.

El hecho de haber pasado por las mejores ligas del mundo (jugó desde 1992 hasta 2008 en Brasil, Italia y Grecia) le permitió sumar la experiencia necesaria y tener su mirada crítica sobre la competencia nacional. “Le falta organización, sobre todo en algunos aspectos. Me parece que hay que aprovechar mejor la llegada de grandes jugadores y la creación de nuevos equipos con mayor organización, para potenciarla aún más”, opinó.

Por otra parte, también dijo que la dirigencia del vóley está mejorando y va por el buen camino. “Está entrando gente más joven que entiende un poco más lo que la falta a la Selección”, completó Marcos.

La nueva generación. El seleccionado nacional que conduce Javier Weber realza la esperanza de que el vóley vuelva a los primeros planos y por qué no tratar de conseguir algo de lo logrado por la famosa Generación del ’82 (bronce en el Mundial de Argentina y bronce en Seúl ’88). “Para los próximos Juegos Olímpicos creo que el equipo va a llegar bien armado para pelear entre los primeros cuatro”, fue el vaticinio de Milinkovic.

“Lo más importante y a la vez difícil es mantener lo realizado en este último tiempo y tratar de estar entre los cinco o seis mejores del mundo“, destacó quien jugara tres Juegos Olímpicos (Atlanta ’96, Sydney ’00 y Atenas ’04) con la Selección. “Los jugadores todavía tienen mucho para crecer en lo individual y en lo colectivo pese a la experiencia que reunieron en los últimos años. Se tiene que trabajar mucho”, remarcó.

En cuanto a la inevitable comparación que suele hacerse entre aquel equipo de Hugo Conte, Waldo Cantor, Daniel Castellani y Raúl Quiroga, entre otros con la nueva camada, Marcos prefiere la cautela.  “Cada generación tiene su momento, por eso no hay que compararlas. Nosotros también tuvimos un grandísimo equipo. La de ahora es una camada que recién empieza y ojalá pueda hacer historia también y ganar muchas medallas. Pero la del 82 tuvo muchos momentos de gloria para el vóley argentino”.

(*) Especial para 442

Archivado en: , , , ,

 

 

Opinión