442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
09/01/2018

Ratificaron la prisión para Bebote Álvarez y Nakis

Noray Nakis y Bebote Álvarez seguirán detenidos. / Cedoc

La Justicia confirmó la prisión preventiva para el vicepresidente primero del Rojo y el líder de la barra en el marco de una causa por presunta asociación ilícita. Los detalles.

La Justicia ratificó hoy la prisión preventiva dictada contra el barrabrava Pablo Bebote Álvarez, el vicepresidente primero de Independiente, Noray Nakis, y de otros seis barrabravas, en el marco de la causa en la que están acusados de formar parte de una asociación ilícita.

El titular del Juzgado de Garantías número 8 de Lomas de Zamora, Gabriel Vitale, rechazó los planteos de los abogados defensores, quienes habían solicitado el sobreseimiento o la libertad por falta de mérito de los detenidos aduciendo la “ajenidad” con los hechos que le imputaban los fiscales Viviana Giorgi y José Juárez.

Incluso, algunos habían solicitado audiencias para volver a declarar.

La causa había sido iniciada por una denuncia del titular de la Agencia de Prevención de la Violencia en el Deporte (Aprevide), Juan Manuel Lugones.

Fuentes judiciales señalaron a NA que para Vitale cada uno de los detenidos cumplían un rol dentro de la “asociación ilícita” por la que están acusados.

En ese sentido, Bebote está sindicado como el jefe de la misma, Damián Lagaronne -lugarteniente de Álvarez dentro de la barra brava- como organizador y por tener arma de fuego de uso civil sin contar con la debida autorización legal.

Por su parte, Ítalo Ariel Cebolla Romeo, Gabriel Tano de Gerli Bartone, Gastón Tortuga García y César Pucho o Ninja Godoy como organizadores de esa presunta asociación ilícita.

En tanto, Nakis fue apuntado como miembro de esa organización y Roberto El Polaco Petrov -señalado como exguardaespaldas de Hugo Moyano- como organizador, pero en este caso se sumaron los delitos de “abuso de armas agravado, tenencia simple de estupefacientes, portación de arma de fuego de guerra sin contar con la debida autorización legal”.

La causa se inicio por la denuncia del titular de la Agencia de Prevención de Violencia en el Deporte (Aprevide), Juan Manuel Lugones, al tomar conocimiento que “existe una fuente de financiamiento que tienen los barrabravas de algunas hinchadas y que consiste en “apretar” a jugadores y técnicos de fútbol pidiéndole sumas de dinero a cambio de no insultarlos en la cancha o que éstos trabajen tranquilos sin recibir ningún tipo de agresión”.

De acuerdo a la denuncia, los jefes de las barras bravas recibirían dinero para tener controlada la tribuna y no agredir a los jugadores, pero un apriete al entrenador del Rojo, Ariel Holan, por parte de Bebote Álvarez desembocó en una denuncia policial y judicial que a su vez provocó que se iniciara esta causa en la que hay imputados tanto barrabravas como así también dirigentes del elenco de Avellaneda.

Para el juez Vitale y según consta en la causa, “se sabe que un técnico de Independiente abonó 400.000 pesos a los jefes de la barra brava como condición para seguir dirigiendo”.

Asimismo, se indicó que Bebote “estuvo al frente de la maniobra y que el supuesto barra tiene una conexión interna dentro de la Comisión Directiva con el dirigente Noray Nakys, y que preste atención a un palquista de apodo ´Pachi´, que colabora con los negocios con la barra brava”.

Para el juez, “con esta Asociación Ilícita obtienen beneficios económicos, por medio de la falsificación de entradas y bonos de socios, su reventa, extorsiones para costear los pasajes al interior y exterior del país de sus integrantes, aprietes al personal del cuerpo técnico, jugadores y dirigentes, profiriendo agresiones físicas y verbales, violencia e intimidación ejercida en masa adueñándose del espacio público y  de los alrededores del estadio”.

De esa manera, según consta en la causa, obtenían “réditos económicos con el manejo de parrillas y otros puestos callejeros, personal conocido como trapitos en el cobro de dinero para estacionar en la vía pública, sean espectáculos deportivos, políticos o recitales”.

“Se ha comprobado que son contratados a los efectos de ser fuerza de choque o intimidación en los hechos que así se los requiera a cambio de un rédito económico, la tenencia compartida y/o alternativa de armas de fuego. Los distintos roles como jefe, organizadores y miembros que integran lo que vulgarmente se denomina como barra brava mantienen una estructura organizada, para llevar a cabo su empresa delictiva, a través de diferentes ilícitos que se fueron mencionando”, precisaron las fuentes consultadas.

Además, “varios testigos indican los roles en la existencia de un líder, organizadores y miembros de la “barra brava” del Club Atlético Independiente, denominada Los Diablos Rojos “.

“Asimismo, se encuentra incorporadas las conversaciones entre ´Bebote´ Álvarez, Damián Lagaronne y varios de los integrantes de la hinchada quienes hacen referencia a los inconvenientes para poder ingresar al estadio del Club Atlético Independiente, por el Derecho de Admisión y los diferentes mecanismos utilizados para sortear los obstáculos y seguir manejando los negocios dentro y fuera de la cancha de Independiente”, se precisa en la causa.

Fuente: NA

Archivado en: , , , , , , , , , ,
Clubes:
Aparecen en este artículo:

 

 

Opinión