442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
11/03/2011

Fútbol

Sismo en Japón: la mala suerte de otro argentino

Trípodi en un amistoso de pretemporada con su club, adonde llegó en los últimos días de febrero. /www.tochigisc.jp

El ex Boca Mariano Trípodi apenas pudo jugar seis minutos en la 2da. de Japón antes del sismo. Su historia.

“Mariano está bien, en un hotel con sus compañeros, pero por ahora no quiere hablar”, explicó a 442 una persona cercana a Mariano Trípodi, aquel rubio delantero surgido de las inferiores de Boca que, tras debutar el pasado domingo en la segunda división del fútbol japonés, se encuentra hoy con un panorama que seguramente no imaginaba ni en su peor pesadilla días atrás.

Así como Pablo Bastianini en la principal categoría nipona, Trípodi es el único argentino en la J2-League, por cuya primera fecha debutó oficialmente el pasado domingo faltando seis minutos para el final del partido que su equipo (el Tochigi Soccer Club) le ganó 2-1 al Thespa Kusatsku con goles del coreano Keun-Sik Choi -a quien él reemplazó- y el brasileño Ricardo Lobo.

Esos seis minutos finales del partido jugado en el Tochigi Green Stadium de la ciudad de Utsunomiya, poco más de 100 km al norte de Tokio, bien podrían terminar siendo tanto los primeros como los últimos de Trípodi en el fútbol de Japón, adonde llegó a fines de febrero tras integrar en el pasado Apertura 2010 el plantel de Arsenal sin llegar a debutar en Primera con los de Sarandí.

Al desatarse este viernes el tsunami que arrasó buena parte de la costa japonesa, el rubio atacante estaba con sus compañeros en el aeropuerto de Tokio, esperando partir hacia el sur para enfrentarse este sábado al Sagan Tosu. Finalmente, el vuelo fue cancelado y el partido, al igual que toda otra competencia deportiva a celebrarse en Japón, quedó postergado hasta nuevo aviso.

En 2005 -más precisamente, el 3 de julio de ese año- Trípodi llegó a jugar en Primera para Boca integrando una muy juvenil formación que enfrentó como visitante a un ya descendido Almagro, en un partido particular no sólo por la cantidad de chicos que jugaron para el xeneize sino también porque la AFA terminó dándoselo por perdido a ambos equipos.

Al igual que el tempranamente fallecido arquero Gustavo Eberto, Matías Cahais y Pablo Ledesma, entre otros, Trípodi fue titular esa noche en José Ingenieros y siguió jugando hasta que, con el partido 3-2 a favor del local, el árbitro decidió suspenderlo a los 20 del segundo tiempo por la cantidad de hinchas de ambos equipos que destruían el alambrado para llevarse un souvenir del campo.

Aquel inusual encuentro pareció signar la carrera del atacante, quien luego cumplió una trayectoria tan curiosa como poco afortunada con pasos nunca extensos ni memorables por el FC Köln de Alemania, San Martín de San Juan y los brasileños Santos, Vitória de Bahía, Atlético Mineiro y Metropolitano de Blumenau hasta que a mediados de 2010 volvió al país para jugar en Arsenal.

En su aún más breve y olvidable estada en Sarandí por el Apertura, finalmente, Trípodi integró el banco apenas en una ocasión, justamente ante el Boca de sus inicios. Aunque, sin dudas, en ninguno de sus anteriores clubes tuvo una experiencia tan abruptamente interrumpida como esta que lo tiene varado en un hotel de Japón. Ni tan desafortunada, claro.

Archivado en: , , , , , , , , , , , ,

 

 

Opinión