442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
23/10/2011

Boxeo

Narváez no pudo lograr la hazaña

Omar Narváez cayó en las tarjetas ante Nonito Donaire y no pudo obtener la triple corona. / Télam

El Huracán perdió en fallo unánime tras doce rounds ante el filipino Nonito Donaire y se privó de conseguir la triple corona. Fotos.

No pudo ser. Omar Narváez se quedó con las ganas de conseguir la hazaña de ser el único boxeador argentino campeón en tres categorías distintas pero fue superado en las tarjetas por Nonito Donaire, dueño del cinturón gallo.

El chubutense (53 kilos), campeón mundial supermosca OMB, no logró arrebatarle en Estados Unidos la doble corona gallo CMB-OMB al filipino Donaire (52,73) y perdió su condición de invicto en un fallo unánime, tras doce asaltos monótonos y opacos.

Finalmente, el jurado decretó el triunfo de Donaire por un resultado de 120-108 en las tarjetas tras doce asaltos carentes de jerarquía y emociones.

El duelo fue la atracción principal de la velada que se realizó en el emblemático Madison Square Garden de Nueva York, cuyo público reprobó la pobreza del espectáculo con silbidos y un abucheo generalizado.

Si bien Narváez fue especulativo desde el comienzo, en los primeros rounds había hecho un trabajo interesante procurando no ser un blanco fijo, bloqueando y desviando los golpes del favorito con el fin de desgastar su mayor potencia en espera del momento propicio para contragolpear.

El Huracán poco a poco empezó a conectar puñetazos -si bien aislados, certeros-, hasta que en el cuarto episodio su defensa fue penetrada por dos derechazos envenenados que lo sacudieron como pocas veces, y a partir de entonces se estancó.

El trabajo del argentino se volvió improductivo, ya que se abocó exclusivamente a la defensa y dejó incluso de caminar, que era su mejor argumento para descolocar, sorprender y anticipar al rival.

El favorito tampoco asumió mayores riesgos, por lo que en el desenlace la contienda fue aburridísima. En ese pasaje el sureño parecía un boxeador totalmente distinto al que le dio vida tantas veces al Luna Park porteño.

Tal fue la sensación de vacío entre las cuerdas, que al sonar el último tañido de la campana el ganador ni siquiera lo saludó y en cambio se disculpó con el público en nombre de ambos. Narváez quedó así, a los 36 años, con una foja de servicio conformada por 35 peleas ganadas, 19 de ellas por nocaut, 1 perdida y 2 empatadas.

En tanto, Donaire totaliza, a los 28 años, 27 triunfos, 18 de ellos expeditivos, más un solo revés.

Fuente: DyN

Archivado en: , , , , , ,

 

 

Opinión