442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
20/12/2015

“El ADN dio positivo, ahora siento gran alivio”

Herencia. Ahora Oscar (der.) es el único hijo legítimo de Fangio. Aunque existe otro juicio de Rubén Vázquez en trámite. //Pablo Cuarterolo

Tras cuatro años la Justicia determinó que Oscar Espinosa es hijo legítimo de Fangio. “Me reconforta”, le dijo a PERFIL. La muerte de una hija lo motivó a hacer esto.

“No voy a hablar hasta que estén los resultados y eso no sé cuánto tarda. Es un tema muy íntimo. Quiero esperar a que todo se resuelva, me parece lo apropiado”, decía con la modestia de quien tenía la certeza del resultado final. Y ese día llegó y le dio la razón. Oscar Espinosa es hijo de Juan Manuel Fangio y así lo determinó la Justicia luego de que el resultado de la prueba de ADN realizada el 7 de agosto pasado diera positivo.

“Bien. Me siento normal. Ya estamos por terminar el papeleo. El veredicto ya está y me dio el máximo porcentaje de compatibilidad y ahora sólo quedan los papeles. Fue difícil tomar la determinación de iniciar esto, fue una lucha de cuatro años. Ahora siento un alivio. Me reconforta”, manifiesta en diálogo con PERFIL Oscar quien siempre supo que era hijo del ex campeón mundial de automovilismo. Aunque el suyo es un caso “único”, tal cual lo cataloga él mismo.

“Yo tengo dos apellidos: Espinosa, de quien fue marido de mi madre Andrea “Beba” Berruet, y Fangio, de mi papá. Yo nací de una relación extramatrimonial, pero normal, yo viví hasta los seis años con mi familia paterna porque mi mamá y mi papá se fueron a Europa y me dejaron al cuidado de ellos. Y luego viví en Mar del Plata con la familia materna. Ella estuvo con él desde que él usaba mameluco hasta que salió campeón. Yo me escribía con mi papá (Fangio), y él nunca negó ser mi padre ni a mí ni a nadie. Tengo cartas y cientos de pruebas”, detalla Oscar quien nació en 1938, cuando Fangio tenía 27 años. No obstante, el entonces bebé, habría sido presentado como un sobrino. El motivo, se piensa, era que Andrea estaba separada pero no divorciada ya que por entonces no existía la figura legal del divorcio.

Decisión. De todos modos, Oscar tardó años en presentarse ante la Justicia. Fue recién en 2013 cuando lo hizo en el Juzgado en lo Civil y Comercial Nº 5 de Mar del Plata.“Fue por mi hija menor. Ella falleció hace cinco años y siempre me había pedido que aclarase este tema. Finalmente podemos blanquear una situación engorrosa para toda la familia. Me quedaron dos hijas y cinco nietos y es justo que ellos tengan el apellido que les corresponde”, relata y vuelve a insistir: “Todo esto que hice fue por ellos. El doble apellido era una mochila que teníamos de toda la vida. Mis hijas querían tener su verdadera identidad. Esperé 104 días el resultado del ADN y fue cuando más ansioso estuve durante estos cuatro años de juicio. Creo que ella, mi hija, me dio fuerzas para afrontar esto”, explicó. En cuanto a su padre expresó: “Todos cometemos errores, el tema es qué hacemos con ellos luego. Yo nunca hubiese hecho una cosa así a mis hijos. Cuando mis hijas nacieron fui a ver a mi papá y le pedí que solucionara el tema del apellido, pero me dijo que no. Aunque me aseguró que mis hijas podían verlo cuando quisieran. Me enojé y no le hablé por 20 años. Luego cuando me enteré que estaba enfermo lo fui a ver. Me pareció lo mejor aunque nunca hablamos de este tema. No era apropiado. Yo sólo fui a visitarlo”.

A la hora de hablar de dinero ya que sería el hijo legítimo y por ahora único heredero, Oscar asegura que no le importa el tema monetario. “Ese nunca fue mi objetivo A mí esto no va a cambiar mis principios ni mi forma de vida. Yo ya tengo mis cosas, mi carrera, mi familia… Si hay dinero creo que me corresponde claro, pero no para mí, sino para mis hijas”.

Esta nota fue publicada en la Edición Impresa del Diario Perfil

Archivado en: , , , , , , ,
Aparecen en este artículo:

 

 

Opinión