442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
29/02/2016

#MejorDeportistaArgento | Grupo F

Guillermo Vilas, Daniel Passarella, Delfo Cabrera y Jeanette Campbell.

Vilas fue número dos del tenis, mientras que Passarella es uno de los defensores más goleadores de la historia. Delfo Cabrera fue un gran maratonista y Jeanette Campbellle abrió las puertas al mundo deportivo a las mujeres. Encuesta.

El Grupo F del Mundial se abre con un gran deportista que hace poco recibió su merecido homenaje por ser parte de la historia grande del tenis argentino.

Ganador de 62 torneos dentro del circuito de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP), cuatro de los cuales fueron Grand Slam, Guillermo Vilas llegó a ser el número dos del mundo.

En la temporada de 1977, una de las mejores de toda su carrera, Vilas obtuvo 145 victorias, algo que por aquel entonces se transformó en récord absoluto para un solo año, como así también sus 43 victorias consecutivas.

Generó una gran controversia a nivel mundial el que Vilas no haya sido número 1 del planeta debido a la metodología utilizada para calcular el ranking en esa época y a un supuesto error a la hora de contar el puntaje.

Sin embargo, para nosotros Willy será siempre uno de los más grandes de la historia y por ello encabeza este grupo.

Caracterizado por una gran personalidad y un fuerte temperamento, Daniel Alberto Passarella continua siendo un personaje controvertido en el ambiente del fútbol argentino.

Más allá de su andar como entrenador y su posterior experiencia como presidente de un club, la carrera futbolística del Kaiser es indiscutible.

Es uno de los defensores con más goles en la historia del fútbol, más precisamente el segundo mejor goleador que ocupaba una posición en la zaga central.

A pesar de no haber podido jugar por problemas físicos en el Mundial de 1986 con la Selección, Passarella es el único jugador que estuvo en las dos máximas consagraciones de Argentina (la otra en 1978).

Debutó en Sarmiento de Junín, pasó por su amado River Plate, luego emigró a Italia para jugar en el Inter y en la Fiorentina y finalmente regresó al país para volver a ponerse la del Millonario.

Un personaje indiscutido en el mundo del fútbol, donde es uno de los pocos en haber sido jugador, entrenador y también presidente de un club.

Más atrás en el tiempo y también con una hazaña en su historia, como tienen varios deportistas de los que compiten en este mundial, tenemos al gran Delfo Cabrera, un maratonista completo y de mucha raza.

Empezó su gusto por las carreras a pie en su adolescencia, cuando regresaba junto a su hermano a su casa desde el colegio. El trayecto que recorrían elegían hacerlo corriendo.

Eso, sumado a la ayuda que le brindaba a su familia en trabajos pesados, le fue dando a Cabrera su físico privilegiado, ese que fue perfeccionando y al cual le fue sumando habilidades técnicas para hacerse un grande de nuestro deporte.

Su mayor logro lo consiguió en los Juegos Olímpicos de Londres 1948, donde se colgó la medalla de oro luego de llegar totalmente extenuado y casi sin poder mantenerse en pie a la meta.

Además, cuatro años después fue el abanderado de la delegación argentina en la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Helsinki 1952.

Jeanette Campbell fue, sin dudas, una de las mujeres que le abrió la puerta al mundo deportivo al público femenino. Esta deportista francesa, que decidió nacionalizarse argentina, se convirtió en la primer mujer en obtener una medalla olímpica para la Argentina (Plata en los Juegos Olímpicos de Berlín 1936), un hito histórico que nunca se olvidará.

Además, Campbell también fue la primera mujer argentina en participar de un juego olímpico y por ello se ganó la distinción de ser abanderada de la delegación de su país en los Juegos Olímpicos de Tokio 1964.

Dueña de un legado imborrable que dejó en el deporte argentino, Jeanette, fiel a su ascendencia deportista mayormente vinculada con la natación, llegó a integrar el salón de la fama de la disciplina, entre tantos reconocimientos que recibió a lo largo de su carrera.

Y también dejó una heredera. Susana, una de sus hijas, tomó la posta y se convirtió en una de las nadadoras argentinas más importantes de la década de 1960.

Archivado en: , , , , , , , , ,

 

 

Opinión