442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
10/07/2018

El día que Hazard jugó borracho y marcó tres goles

Eden Hazard, figura y capitán de Bélgica. / AP

En su despedida de Lille, su primer equipo, el capitán de Bélgica la rompió a pesar de haber ido a jugar sin dormir. La historia del crack del Chelsea que ilusiona a su país con su primera copa.

Bélgica es una de las sensaciones del Mundial de Rusia. No sólo por su juego, sino también por ser el único equipo que ganó los cinco partidos que disputó hasta el momento en los 90 minutos. Y los Diablos Rojos deben en gran medida este presente a la consagratoria actuación de Eden Hazard, tanto que Real Madrid y Barcelona pusieron sus ojos en el jugador del Chelsea.

Su actualidad futbolística es bien conocida, pero no tanto su historia que lo llevó a este nivel, con algunos deslices en su juventud. De ser sancionado en su selección por abandonar el estadio en medio de un partido e irse a comer una hamburguesa hasta jugar borracho y hacer tres goles en un partido.

El 20 de mayo de 2012, Hazard se despidió del club en el que debutó, el Lille de Francia. Y lo hizo a lo grande: marcó un hat-trick en el 4 a 1 frente a Nancy, por la última fecha de la liga francesa. Pero nadie sabía lo que había sucedido la noche anterior, hasta que su compañero Rio Mavuba lo develó. “Estábamos seguros de que terminábamos terceros, y al otro día nos tocaba jugar contra Nancy. Fue el último partido de Hazard, y quisimos organizar algo. Decidimos ir a tomar algo y se prolongó un poco. A la mañana siguiente, Eden todavía estaba borracho. Ni siquiera había dormido, bebió toda la noche y metió un hat-trick en treinta minutos”, contó el defensor congoleño en el diario inglés The Independent.

El temperamento del belga parece demasiado tranquilo, pero en sus comienzos no era tan centrado como en la actualidad. Es más, en 2011 y jugando para su selección tuvo un episodio inédito. Durante un partido clasificatorio para la Eurocopa, Bélgica jugaba en Bruselas con Turquía y el entrenador Georges Leekens decidió reemplazarlo a los 15 minutos del segundo tiempo. Hazard, por entonces de 20 años, enloqueció, salió furioso del estadio y, con el partido aún en juego, se lo vio en la ciudad comiendo una “Whopper” en una reconocida cadena de hamburguesas junto a su familia. El jugador fue sancionado con dos partidos y Bélgica no llegó a esa Eurocopa.

Esos arranques también lo llevaron a enfrentarse con el mismísimo José Mourinho cuando era su entrenador en el Chelsea. En 2014, el “Duque”, como lo apodan, desafió al portugués tras quedar eliminado en la semifinal de la Champions League tras caer ante Atlético de Madrid“El Chelsea está hecho para jugar al contragolpe”, criticó el mediocampista, que recibió la respuesta de su DT: “Cuando las críticas vienen de un jugador como Eden, es normal. No es el tipo de jugador que esté dispuesto a sacrificarse al 100% por el equipo y sus compañeros”.

Cuando se habla de una familia bien futbolera, la de Hazard debería ser el ícono de ello. No solo porque en el plantel de Bélgica también está su hermano Thorgan (juega en Borussia Monchengladbach, de Alemania), sino que también sus otros dos hermanos van por ese camino:  Kylian (fichó el año pasado en Chelsea para actuar en la reserva del club) y Ethan (está en las categorías inferiores de Tubize, de Bélgica). Ah, y sus padres, Carine y Thierry, también fueron futbolistas profesionales.

En la trayectoria de Eden, sólo hay dos clubes: Lille, equipo donde fue formado, tras mudarse con su familia a Francia (2005), y donde debutó profesionalmente cuando tenía 16 años, en noviembre de 2007; y Chelsea, institución que pagó 32 millones de libras (algo así como 35 millones de euros en estos tiempos) para quedarse con su magia a partir de 2012. En la Selección de Bélgica, debutó en noviembre de 2008, con sólo 17 años (amistoso ante Luxemburgo). Y, desde ese entonces, fue creciendo hasta llegar a ser la máxima figura de un plantel de figuras (Courtois, Fellaini, De Bruyne y Lukaku, entre otros nombres).

El crack de 27 años y quien lleva seis años en Chelsea enfrentará a Francia en semifinales, curiosamente país en el que tuvo la chance de jugar, pero se definió por Bélgica. “Ya eliminamos a Messi y no tocó la pelota, podemos anular a Hazard”, dijo con confianza el francés Lucas Hernández en la previa del duelo decisivo. Pero el Duke no quiere parar su marcha e ilusiona a toda Bélgica con llegar a su primera final mundialista de su historia. Y si levanta la copa, ahí estará su capitán.

Archivado en: , , , , , , , , ,

 

 

Opinión