442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

17/10/2018

La historia de los miembros del equipo de Básquet 3×3

La historia de los cuatro jugadores que ganaron el oro. (Chule Valerga)

De La Fuente, Hierrezuelo, Ruesga y Giordano se colgaron el oro ante una multitud. La historia de una generación de la que se habla mucho en el básquet argentino.

Uno de los principales deportes de los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018 fue el Básquet 3×3. Y los chicos argentinos salieron campeones de un torneo en el que solo perdieron con Estados Unidos, en la Fase de Grupos. La historia del equipo compuesto por Juan Esteban De la Fuente,  Marco Giordano, Juan Hierrezuelo y Fausto Ruesga que se tiñó de dorado.

El único que no juega la Liga Nacional de Básquet de este equipo de cuatro es el ganador de la competencia de volcadas. Fausto Ruega sigue en el club de siempre, Olimpo de Bahía Blanca. «Sé que puedo tener algunos minutos o entrenar con equipos de Liga, pero en Olimpo estoy cómodo, me entreno bien. A fin de año, eso sí, me gustaría buscar un cambio e ir por un objetivo más alto», aseguró sobre su futuro.  Ruesga contó que quedó libre en el colegio y que ahora deberá dar libre las materias, por los constantes viajes que hizo por el básquet.

Es que el resto ya viene asomando como una camada nueva en un básquet nacional que no para de sacar cracks. Juan Hierrezuelo, si bien suma pocos minutos, se entrena a diario con las figuras del tricampeón, San Lorenzo; Marco Giordano se fue ganando un lugar cada vez más importante en un equipo de renombre como Regatas y Juan De la Fuente lleva hace tres temporadas que es un Quilmes de Mar del Plata.

La gran figura del equipo durante el torneo fue Marco Giordano. El rosarino viene demostrando en la LNB su enorme talento, al igual que con la camiseta de la Selección. En el último FIBA Americas de la categoría se quedó como el máximo goleador (promedió 18,5 puntos, 3 rebotes y 3,8 asistencias por presentación en este certamen). El base de 18 años se desempeña en Regatas Corrientes y se robó todas las miradas en el certamen tras ser el máximo anotador del equipo nacional en cinco de las siete presentaciones rumbo al título.

Juan Hierrezuelo, oriundo de San Juan, se desempeña como alero: su estatura es 2,03 metros y es de la cantera azulgrana, categoría 2000. El joven sanjuanino de 16 años comenzó jugando en Ausonia Básquet en su provincia natal, y hoy es una de las grandes promesas del Ciclón. Este año, más precisamente el 20 de abril contra Echagüe, quedó en la historia como el jugador más joven de San Lorenzo en debutar por la Liga Nacional.

Juan Esteban De La Fuente acarrea un apellido propio de la Liga Nacional. Su padre Esteban fue un jugador histórico, que estuvo en la Selección en la previa de la Generación Dorada, y que pasó su talento por innumerables clubes. Participó de Barcelona 92 y Atenas 96 y fue bicampeón de la Liga Nacional. Por eso el ahora campeón olímpico lo recuerda: «Su carrera fue espectacular. Yo era muy chiquito y no tenía noción de lo que él hacía, pero hay mucha gente que viene a hablar de él, porque es el ídolo de muchos hinchas y eso me emociona mucho», dijo en la zona mixta. Un Juan que es consciente de lo que genera la categoría 2000 del básquet argentino: «Se habla mucho de nuestra generación para bien y para mal. Nosotros sabemos quiénes somos, de dónde venimos y hacia dónde vamos». Por lo pronto, los resultados los acompañan.

De La Fuenta, Hierrezuelo y Ruesga fueron parte del equipo que fue medalla plateada en los Juegos Sudamericanos de Cochabamba (perdiendo contra la Selección Mayor de Uruguay).  El cuarto integrante de ese equipo fue Leandro Bolmaro, quien no estuvo en Buenos Aires 2018 porque fue vendido al Barcelona. En su lugar entró Giordano, que terminó siendo clave en el oro olímpico. Cada uno de ellos aportó su granito de arena para que el básquet argentino tenga un nuevo hito olímpico.

Archivado en: , , , , ,

 

 

Opinión