442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
03/04/2019

Moise Kean recibió insultos racistas y lo culpan a él

Moise Kean, hostigado por los hinchas del Cagliari. //DPA

El delantero de la Juventus fue hostigado por los hinchas del Cagliari y en vez de solidarizarse con el futbolista muchos lo acusan de provocar a la gente. Video.

El francés Blaise Matuidi y el joven Moise Kean fueron objeto de gritos de mono durante la victoria 2-0 de la Juventus en Cagliari el martes, un fenómeno habitual en Italia, donde numerosos actores del mundo del fútbol tratan de minimizarlo.

El campeón del mundo francés y el joven internacional de la Azzurra, de 19 años y de padres marfileños, acabaron hartos por los «hu-hu-hu», imitando el sonido de los monos, que procedían de las tribunas del Sardegna Arena, donde el exjugador del PSG ya había sufrido un episodio similar en enero de 2018.

Lee también: Matuidi denunció racismo y Cagliari pidió disculpas

Entonces, el club sardo se disculpó ante Matuidi, pero esta vez, en un curioso deslinde de responsabilidades, el comportamiento de Kean se convirtió en objeto de las mayores críticas, que algunos, incluso en el seno de la propia Juventus, han visto como una provocación para justificar el comportamiento de los tifosi.

El entrenador del Cagliari Rolando Maran estimó que el festejo del gol de Kean (el del definitivo 2-0), inmóvil frente a los aficionados, con los brazos abiertos, había sido «quizá un poco exagerada» y que con ello había «provocado tensión».

Su presidente Tommaso Giulini consideró por su parte que Kean «ha cometido un error». «Tiene 19 años, es comprensible», añadió antes de matizar que sobre todo había «escuchado pitos» y no gritos racistas.

Más sorprendente, Leonardo Bonucci, uno de los veteranos en el vestuario de la Juventus, aseguró tras el partido que la responsabilidad de lo ocurrido era «dividida en 50-50» entre Kean y los aficionados.

«Moise no debería haberlo hecho (festejar de esa manera) y la curva no debería haber reaccionado así», declaró el defensor, quien incluido realizó un gesto para disculparse ante los hinchas sardos después de haber alejado a Kean.

Problema subestimado. «Ya hubo incidentes en Cagliari, con (el ghanés Sulley) Muntari o Matuidi», recordó Mauro Valeri, sociólogo y responsable del Observatorio del Racismo en el Fútbol Italiano, interrogado por la AFP.

Lee también: Se cansó de los insultos racistas y se fue del partido

«Esto concierne a un pequeño grupo de personas. El presidente podría decidir castigarlos severamente, como se ha hecho en Inglaterra. Pero ha optado por defender a sus tifosi. Es más fácil hacer esto, decir que Cagliari no es una ciudad racista, algo que por otra parte nadie está diciendo», añadió.

En cuanto a la reacción de Bonucci, Valeri lo atribuye a que se «subestima por completo el problema del racismo».

Pero la cuestión va más allá de la reacción de Bonucci. Más de 15 horas después de los hechos, los dos jugadores afectados han recibido pocos apoyos en Italia.

El presidente de la Federación Francesa de Fútbol Noël Le Graët manifestó su «apoyo» a los jugadores y calificó los gritos de «inaceptables» y el agente de los dos futbolistas, Mino Raiola, se mostró «orgulloso» de ellos.

Algunos jugadores como Mario Balotelli, Raheem Sterling o Yaya Touré han utilizados las redes sociales para criticar lo sucedido y, sobre todo, la reacción de Bonucci.

«La vergüenza está al 50-50 Bonucci», escribió el delantero del Manchester City en Twitter. «Dile a Bonucci que su suerte es que yo no estaba allí. En lugar de defenderte, ¿qué hace? Estoy sorprendido, lo juro», escribió Balotelli en Instagram.

«Quiero ver la reacción de la Federación Italiana. Quiero una respuesta», dijo por su parte el veterano jugador marfileño, asegurando estar «conmocionado» por las justificaciones a unos hechos lamentables.

Sin embargo, ninguna reacción ni de la Federación Italiana ni de la Lega, como tampoco por parte de los dos clubes, Cagliari y Juventus.

Fuente: AFP

IP

Archivado en: , , , , ,

 

 

Opinión