lunes 15 de abril del 2024

El detrás del Dakar en Carlos Paz

El rally dejó atrás la ciudad amante de los fierros. La gente intentó acercarse para ver a los pilotos. Vendedores ambulantes, los grandes ganadores. Fotos. Galería de fotosGalería de fotos

442

Carlos Paz dejó por un momento las plumas y el brillo de su cartelera teatral y se puso “fierrera” con la llegada del Dakar a la ciudad. La costanera del lago San Roque, sede habitual del parque de asistencia del Rally Mundial, cambió su fisonomía habitual para albergar en un predio de dos mil metros a los integrantes de la caravana de autos, motos, cuatriciclos y camiones, y a los equipos que acompañan las unidades.

Un riguroso operativo de seguridad montado por la organización del Dakar, junto con Gendarmería, amenazó con opacar la alegría de los miles de turistas que debieron conformarse con mirar el espectáculo detrás del vallado, a más de 200 metros de distancia. Sin embargo, la gente no bajó los brazos y con el correr de la tarde aparecieron algunos resquicios donde poder fotografiarse con sus ídolos.

Los grandes beneficiados de la jornada fueron los vendedores ambulantes. Pastelitos, churros y todo el merchandising oficial del tradicional rally se podía conseguir en las calles aledañas al vivac.

Pasadas las 15,  los primeros vehículos arribaron a la ciudad luego de una de las etapas más duras de la competencia con 853 kilómetros totales para autos, motos y cuatriciclos.

La gran sorpresa de la jornada se vivió cuando comenzó a circular el rumor de que el qatarí Nasser Al Attiyah, el príncipe de Qatar, había chocado contra un árbol y amenazaba con dejar la competencia, algo que finalmente sucedió.

Por la mañana de hoy, los competidores abandonaron Córdoba para seguir su recorrido rumbo a La Rioja.

(*) especial para 442, desde Villa Carlos Paz

En esta Nota