Perfil

TENIS | 07-03-2021 10:53

Son hermanos, tienen 19 y 21 años y los señalan como las promesas del tenis argentino

Francisco, de 21 años, hoy define el Argentina Open ante Schwartzman, y esta semana Juan Manuel, de 19, ganó el Córdoba Open. Y hay más: la hermana Coni juega al hockey sobre césped en Belgrano Athletic.

La historia de la familia Cerúndolo está íntimamente ligada al deporte. Alejandro Cerúndolo, Toto, el iniciador de la dinastía, sabe lo que es mezclarse en las lides internacionales del tenis, ya que fue jugador profesional: a principios de la década del 80 alcanzó el puesto 309 del ranking de singles y también compitió en el circuito de dobles, para posteriormente incursionar en el de veteranos.

La otra gran figura en el sostén familiar es María Luz, la madre de los tres hermanos, que a partir de su formación como psicóloga y de compartir su devoción por el tenis, es una pieza fundamental en la sólida estructura de los hijos.

La pasión de Toto por el tenis lo llevó a formar la academia que actualmente conduce y en la que prepara jugadores. Por sus manos pasó, por ejemplo, el misionero José “Chucho” Acasuso. Pero por sobre todas las cosas, Toto transmitió esa pasión a sus hijos, dos varones y una mujer que desde chicos se adentraron en el aprendizaje y la competencia deportiva.

De ellos, Francisco y Juan Manuel son quienes ya desde sus épocas de juveniles vienen dando que hablar en el mundo del tenis, como cuando en 2013 Juanma ganó el prestigioso torneo internacional Orange Bowl en la categoría 12 años. Pero el ruido de los pasos de ambos creció notoriamente en estos días.

Los hermanos Cerúndolo, las promesas del tenis

La semana pasada se produjo una explosión muy pocas veces vista en el ámbito del tenis mundial: Juan Manuel, el menor (19), intentaba llegar al cuadro principal del primer torneo ATP 250 de su incipiente carrera profesional. Luego de atravesar con éxito la exigente clasificación ganando sus tres partidos sin ceder un set, cumplió su primer objetivo de acceder al main draw, en el que los desafíos eran mayores al compás de la notoriamente más elevada experiencia de sus rivales.

Lejos de amedrentarse o sentirse presionado, Juanma fue envolviendo a cada uno de ellos en una telaraña de juego paciente, pleno de efectos y consistencia, que invitaba al error del oponente para ir dando lugar a un desarrollo un poco más agresivo que comenzó a animarse a desplegar con el curso de los encuentros. Y así, despacito, fue subiendo peldaños que lo colocaron en la definición en la que lo esperaba el muy trajinado español Albert Ramos-Viñolas, que en ruedas anteriores había sido el verdugo ni más ni menos que del número 9 del mundo, Diego Schwartzman.

Con toda la energía y el hambre de gloria a cuestas, Juanma jugó una inteligente final en la que supo mantener la compostura a lo largo del partido, para hacerse con el título por 6-0, 2-6, 6-2. De esta manera es el primer argentino en la era abierta del tenis profesional (comenzó en 1968) en adjudicarse un torneo ATP en su debut, y hay que remontarse hasta 2004 para encontrar un jugador de cualquier nacionalidad que haya hecho lo propio.

Por su parte, Francisco (22) había tenido un excelente cierre del tan particular 2020, coronándose campeón de los Challengers de Guayaquil, Ecuador y Campinas, Brasil. Con un juego potente, especialmente de derecha, Fran se caracteriza por la agresividad y explosividad, que lo diferencian completamente de su hermano. En este inicio de temporada ya mostró un buen rodaje de partidos, y ayer le ganó al español Albert Ramos-Vinolas y pasó a la final del Argentina Open, que este sábado definirá ante Schwartzman.

Precisamente en el contexto del torneo porteño, y ante el crecimiento en los resultados de su hermano, Fran fue consultado sobre la posibilidad de comenzar a compartir torneos y giras con Juan Manuel, dada la cercanía en los rankings que de a poco se evidencia entre ellos: “Si bien esta es una situación reciente, ya que antes había mucha diferencia y entonces era imposible coordinar, ahora que Juanma mejoró muchísimo estando alrededor del lugar 180 del ranking y que yo estoy cerca del 130, podemos ir planificando algo para el futuro, por lo que seguramente haremos cosas en conjunto”.

 

La hermana Coni, una Leona

Los Cerúndolo, una familia de deportistas

Para no ser menos que sus hermanos, María Constanza Cerúndolo, de 20 años, también se destaca en deporte de alta competencia. Es una de las figuras del equipo de hockey de la primera división del Belgrano Athletic Club y ya conoce las mieles del éxito con la camiseta de la selección argentina: fue parte de los equipos que conquistaron el Campeonato Panamericano Juvenil de Guadalajara en 2018 y la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018.

Las destacadas actuaciones de Coni tanto a nivel de club como en las selecciones juveniles le valieron la convocatoria a integrar el equipo de Las Leonas, en el que ya alcanzó notorios desempeños, incluyendo la conversión de varios goles.

Por Daniel Álvarez (@chipandchargear)

Comentarios

También te puede interesar

Más en