442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
02/01/2016

Aníbal se aseguró $ 56 M para su Confederación

Aníbal vive un momento judicial tenso y decidió renunciar a la CAH. //Telam

La entidad deportiva que preside fue beneficiada con un convenio firmado pocas horas antes de asumir como Jefe de Gabinete.

En el último año de gobierno kirchnerista, el Estado nacional transfirió a la Confederación Argentina de Hockey 56 millones de pesos, el equivalente a 13 mil jubilaciones mínimas. El convenio se firmó el 26 de febrero de 2015 entre Jorge Milton Capitanich, en representación de la Jefatura de Gabinete, y quien lo sucedería minutos después en el cargo, Aníbal Domingo Fernández, presidente de la Confederación de Hockey.

De esa forma, los últimos dos jefes de Gabinete de Cristina Kirchner acordaron poner en marchar un “Convenio de Cooperación y Asistencia Financiera”, que a partir del 24 de abril de 2015 comenzó a beneficiar con giros sustanciosos a la Confederación presidida por Aníbal Fernández.

Fue tal vez el último acto de gobierno de Capitanich en la Jefatura de Gabinete. Un favor impagable. El primer pago fue por $ 11.200.000, y se ejecutó el 24 de abril de 2015. A partir de entonces, los giros de dinero se volvieron sistemáticos.

En febrero, Fernández asumió como Jefe de Gabinete con los fondos para la Confederación garantizados. Y con la firma de Capitanich evitó que aportante y solicitante repitiera el mismo nombre.

Con intervalos diferentes, el Estado depositó en la sucursal Monserrat del Banco Nación cuotas que fueron de los 11 millones a los 3 millones de pesos. El 4 de diciembre, es decir, seis días antes del traspaso y de la salida de Fernández del Gabinete, se realizó el último pago. Así se completaron los 56 millones. No hubo dificultades financieras que impidieran cumplir religiosamente con lo acordado.

El convenio, al cual tuvo acceso PERFIL, explica que el Gobierno había concluido que era prioritario asistir financieramente al hockey a través de la asociación encabezada por Aníbal Fernández con “aportes no reintegrables”. A cambio, la Confederación prometía construir “canchas de césped sintético” a lo largo de la Argentina.

Luego de dejar el Gobierno y ser derrotado en la carrera a gobernador bonaerense, Fernández siguió al frente de la Confederación de Hockey; un deporte donde su hijo Facundo se destacó como arquero de Quilmes High School.

Las polémicas que signaron el paso de Aníbal Fernández por la vida pública también tuvieron un correlato en el mundo del hockey, cuando en 2014 separó a Luis Barrionuevo, histórico preparador físico de Las Leonas por trabajar en un proyecto de Sergio Massa y luego se enfrentó con un grupo de jugadoras que cuestionaban cambios en la dirección técnica. “No nos van a marcar la cancha”, se enojó en aquel entonces Fernández para subrayar quién controlaba los hilos de la Confederación.

Fueron polémicas del mundo deportivo, nada comparable a aquellas que lo vincularon al negocio de la efedrina.

Esta nota fue publicada en la Edición Impresa del Diario Perfil

Archivado en: , , , , , , , ,
Aparecen en este artículo:

 

 

Opinión