442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
24/01/2018

Armas y balas: la historia del Bebelo Reynoso

Emanuel Reynoso se convertiría en las próximas horas en refuerzo de Boca. / Facundo Luque.

El nuevo refuerzo de Boca tiene un historial que lo lleva de la emoción a la polémica en el último tiempo a pesar de tener tan sólo 22 años. Los antecedentes del volante.

En las últimas horas se conoció que Boca tendrá un nuevo refuerzo en la mitad de la cancha. Tras ganarle la pulseada a Independiente, el enganche proveniente de Talleres, Emanuel Reynoso, llegó al Xeneize a cambio de 1,5 millones de dólares por el 60% de su pase más una deuda que los de la Ribera desistirán de cobrarle al equipo cordobés y la cesión de otros futbolistas. Bebelo tiene un historial que lo lleva de la emoción a la polémica por situaciones extradeportivas.

Reynoso cumplirá el sueño de cualquier jugador de pasar a un grande de Argentina por una suma millonaria. Sin embargo, el mediocampista ofensivo deberá cuidarse para no correr con la misma suerte que Ricardo Centurión por sus inconvenientes fuera de la cancha.

A pesar de tener tan sólo 22 años, la vida de Bebelo estuvo marcada por armas de fuego. En marzo de 2014, el cordobés salió con su moto de la casa para ir a buscar a un amigo. En el viaje, dos hombres que también iban en una moto, intentaron robarle su vehículo. Reynoso se resistió y uno de los delincuentes le disparó. La bala impactó en su rodilla izquierda, su pierna hábil, con la que destelló a los hinchas de la T en el último tiempo.

Inmediatamente, en la cabeza de Reynoso ronda la pregunta: “¿Volveré a jugar al fútbol?”. Por suerte, los médicos rápidamente descartaron una lesión grave. “La bala no había tocado nada raro. Me había asustado mucho. Yo confío mucho en Dios, y creo que él estuvo conmigo en ese tiempo”, recordó hace dos años en La Voz del Interior.

Todo el mundo del fútbol se conmovió con esa historia. Pero la vida le iba a deparar una situación inversa. En mayo de 2017, según denunciaron vecinos del barrio Ituzaingó de Córdoba, el mediocampista habría realizado maniobras temerarias a bordo de su auto y, cuando fue criticado por los presentes, dos personas que lo acompañaban realizaron algunos disparos al aire, antes de huir.

Al jugador se le abrió una causa en la que fue imputado como “sospechoso”, a pesar de que negó los cargos en su contra. Lo cierto es que quedó demostrado que su automóvil participó de los hechos. Ante esta situación, el club desafectó a Reynoso en la víspera del clásico ante Belgrano.

“Me he criado viendo tiroteos con la Policía”

“He estado en algunos lugares en los que no debía estar. En el barrio pasan cosas que uno no puede manejar. Me he criado viendo tiroteos con la Policía”, confesó Bebelo hace unos días, en una entrevista con el diario Clarín.

El último hecho lo divulgó el periodista Pablo Carrozza, que posteó en Twitter una foto de Reynoso con sus amigos y sosteniendo un arma, aparentemente con el afán de ir a cazar.

Más allá de estos antecedentes, Boca adquirirá el 60% del pase del jugador que los amargó en la Bombonera en el último enfrentamiento, a cambio de 1,5 millones de dólares, el dinero que la T todavía tenía que abonar por Juan Cruz Komar y Sebastián Palacios, más el préstamo del mediocampista Alexis Messidoro, actualmente en Cruzeiro.

“No sé lo que es brindar con todos mis hermanos. Somos siete, pero tres de ellos pasaron varios años en la cárcel y todos los años nos falta por lo menos uno. Mis sueños son jugar en la Selección y pasar una Navidad con todos mis hermanos libres”, ilustró Emanuel, también en Clarín, su dura historia. Esa historia que tendría un nuevo camino por la Boca.

Archivado en: , , ,
Clubes:

 

 

Opinión