442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
18/04/2018

Los chats que comprometen a Martín Bustos

La situación de Bustos empeora a medida que avanza la investigación. // CEDOC.

Los peritajes al teléfono del árbitro asistente, destruido por su abogado, revelaron charlas del acusado con menores de edad. “Te doy la llave de mi casa“, le dijo a uno.

El 24 de marzo de este año fue detenido el árbitro asistente Martín Bustos, primer acusado que se conoció en la causa que investiga abusos a chicos que viven en la pensión de Independiente. La última información lo deja muy mal parado: se conocieron algunos diálogos persuasivos que mantuvo con un menor de edad.

Hola crack, gracias por aceptar“, fueron las primeras palabras distendidas de Bustos en un chat, al que tuvo acceso Telefe Noticias, con un menor de edad que asiste al colegio de Independiente.

Poco a poco, con el transcurrir de la charla, Bustos consigue información con varias preguntas y se anima a invitar al chico “a tomar algo y a charlar de fútbol”. “Obvio que yo invito“, agrega.

Esta conversación se logró obtener luego de un minucioso trabajo de peritaje sobre los restos del teléfono celular de Bustos, objeto que destrozó a martillazos su abogado, quien también fue detenido, y es una de las varias que figuran en el expediente que investiga la fiscal María Soledad Garibaldi y que le permitió detener al árbitro e imputarlo por abuso sexual y promoción de la prostitución de menores de edad.

El diálogo de Bustos (B) con el menor de edad.

(B) – Hola crack. Gracias por aceptar.

– Cómo va? No es nada

****

(B) – Y al colegio vas también me imagino

– Sisi voy al colegio de Independiente

(B) – Perfecto. Y ahí cómo andás?

– Bien es medio difícil pero bien. Vos sos árbitro no?

(B) – Así es

****

(B) – Así nos juntamos a tomar algo y a charlar de fútbol si querés. Obvio que yo invito.

– Buenísimo, sisi cuando esté por allá te aviso y nos juntamos a tomar algo y a charlar, muy amable.

(B) – Será un gusto. Pero avisame eh. Te tomo la palabra.

– Si tomá mi palabra, pero lo que pasa que hasta San Isidro no sé ir.

(B) – No, huevón. Yo me voy hasta el Centro o hasta donde estés y tomamos algo por ahí. Tampoco te decía que vengas a mi casa jaja.

– A perfecto entonces.

(B) – Cuando nos conozcamos y tengamos más confianza no hay problema. Hasta te doy la llave de mi casa 😀

****

(B) – Entonces te tendré que dar la llave del auto también.

– Jajajaja buenisimo.

(B) – Che, te paso mi número así es más fácil contactarnos. Querés?

– Dale dale. Ahí te agendo

(B) – Me parecés muy copado chabón. Eso si, te pido que no se divulgue mucho que tenés un amigo árbitro porque no queda bien que un árbitro y un jugador sean amigos fuera de la cancha. Puede ser? Me bancás en esa?

– Gracias igual vos, quedate tranquilo que todo queda acá.

(B) – Cada vez me caes mejor jajajaja.

Archivado en: , , , , , , , , , , , , , ,
Clubes:

 

 

Opinión