442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
19/01/2019

Macri-Alfaro: una cumbre en busca de un aliado

Mauricio Macri y Gustavo Alfaro tendrán una reunión. / Cedoc Perfil

El presidente llamo al nuevo DT de Boca, lo invitó a Olivos y se encontró con un pedido: “Quiero hablar de política”. Qué piensa y qué le dirá.

Le dirá que admira lo que hizo Winston Churchill en Inglaterra. Que hay aspectos de los gobiernos de Yrigoyen, Perón y Alfonsín que lo cautivan. Probablemente hable de Arturo Frondizi, el símbolo del desarrollismo que Mauricio Macri siempre pone como faro de su gobierno y que él tiene en el repertorio de sus citas más frecuentes. También le dará su opinión sobre las sociedades anónimas en el fútbol y sobre la Selección argentina. Gustavo Alfaro no será un invitado incómodo para el anfitrión en la quinta de Olivos.

El flamante técnico de Boca contó esta semana que el presidente Macri lo había llamado el día de su presentación oficial en el club para desearle suerte y para invitarlo a la residencia presidencial a hablar de fútbol. “Quiero ir a hablar con él, pero de política”, remarcó el DT en la entrevista que le concedió al periodista Marcelo Longobardi. Macri, según Alfaro, aceptó.

¿Qué opina Alfaro del gobierno de Macri? ¿Le hará alguna observación incómoda vinculada a la crisis económica o al reciente anuncio de la inflación más alta de los últimos 27 años?

Lee también: La charla de Alfaro y Macri y su elogio a Gallardo

La contrapropuesta que hizo pública Alfaro sorprendió a los que lo conocen desde hace muchos años. Porque a diferencia de lo que aparenta desde lo retórico, Alfaro no es un entrenador politizado –desde una perspectiva partidaria– ni que se haya caracterizado por tomar una postura explícita en los clubes en los que trabajó. El entrenador se sustentó siempre en un discurso sólido, corrido de los habituales lugares comunes en los que caen futbolistas y entrenadores, y en algunos resultados que lo ayudaron a crecer desde lo conceptual y mediático: sus ascensos con Olimpo y Quilmes, su consagración nacional e internacional con Arsenal y su reciente buena campaña con Huracán.

“Siempre se mostró muy a mitad de camino desde lo político. Quizás desde el discurso parece un hombre de centroizquierda, pero a la hora de tomar decisiones, va donde calienta el sol”, dice una persona que trabajó con él en Parque Patricios, y que pone como ejemplo la visión que tiene de las sociedades anónimas deportivas, uno de los temas que el macrismo instaló desde que su llegada a la presidencia. Alfaro no está en contra y cree que cada club debe tener la posibilidad de elegir, una línea similar a la que delineó el Gobierno para defender el proyecto, finalmente postergado.

Alfaro conoce a Macri desde que el actual presidente de la República dirigía el club xeneize. De hecho, durante un tiempo fue una suerte de asesor deportivo de esa gestión. Hace poco, justamente, circuló que desde la Casa Rosada tenían intenciones de sumarlo a Deportes, un área particularmente importante para el macrismo (y para cualquier gobierno). “Nadie del Gobierno habló conmigo para que sea asesor de Macri. El Presidente tiene cosas más importantes que hacer que buscar un asesor deportivo”, dijo Alfaro en ese entonces.

Un dirigente de Arsenal que compartió con él cuatro años de trabajo lo ubica muy despegado de cualquier línea política del presente. “Nunca decía si estaba a favor de Macri o de Cristina. No le daba demasiada bola a la política. A lo social sí. Cuando desde el club realizábamos alguna iniciativa, él era un cumplidor absoluto”, recuerda.

Lee también: La teoría de Macri sobre la mudanza de la Superfinal

El influencer. Cuando Alfaro se siente frente a Macri para hablar de Boca, de política o de cualquier otro tema, Macri estará actualizando su larga lista de reuniones que lo siguen vinculando al club que fue su plataforma y que lo consolidó como político. A pesar de que dejó de ser su presidente hace 12 años, Macri sigue influyendo en algunas decisiones que involucran directamente al club. Algunas son muy visibles, como su deseo/pedido para que la final de la Libertadores se jugara con público visitante. Otras son más secretas, como cuando acercó a la aerolínea que hoy es el principal sponsor de Boca en la camiseta.

“Mauricio siempre ayuda con una recomendación. Hizo lo mismo con la Selección y Adidas. Puede promocionar al club con algún comentario para atraer alguna inversión. Aunque eso no quiere decir que después se concrete algo”, le reconoció a PERFIL un dirigente de Boca el año pasado. Otro ejemplo fue lo que ocurrió con una importante empresa china: directivos de Boca se reunieron con sus representantes por una mínima gestión presidencial: un comentario en medio de un encuentro con empresarios. “Quizá nos dice: ‘Vayan a verlos que hablé con estos tipos’, pero después no pasa nada por distintas razones”, explica ese dirigente. Con Alfaro, Macri no hablará de negocios, sino del juego. Pero Boca, otra vez, será el centro de la charla. Como para dejar en claro el lugar de donde viene el Presidente. Y del que nunca se quiere ir.

(*) Esta nota fue publicada en el Diario PERFIL.

Archivado en: , , , , ,
Clubes:
Aparecen en este artículo:

 

 

Opinión